Ernst Ferdinand Sauerbruch, inventor de la Cámara de baja presión para operación de tórax, presentada en 1904

Cámara de Sauerbruch


Ernst Ferdinand Sauerbruch, nació el 3 de julio de 1875 en Barmen, Alemania, es considerado el más importante e influyente cirujano de la primera mitad del siglo XX.

Sus investigaciones marcaron un hito en la ventilación mecánica al desarrollar la cámara de baja presión para operación de torax, iniciando el concepto de mantener la expansión pulmonar y creando las bases para la posterior invención del pulmón de acero.

Inició los estudios de medicina en Marburg, en el año 1895 que prosiguió en Jena y Leipzig y concluyó en 1902, para después trabajar como médico rural en un pequeño lugar de Turingia, donde estuvo solo un año pues sus aspiraciones investigativas hicieron que se trasladara a la Clínica Universitaria de Breslau donde trabajó como asistente del profesor Johannes von Mikulicz-Radecki, donde podía trabajar y tener a su disposición gran número de conejos y perros de experimentación que utilizó.

Su tiempo lo pasaba en los sótanos de experimentación, entre jaulas de los animales y una mesa de operaciones, y por las noches leía todo cuanto se había escrito del neumotórax abierto; intentó primero la respiración artificial, abrió el tórax de perros y conejos al tiempo que, mediante bomba, introducía artificialmente el aire en los pulmones y lo aspiraba después.

De hecho Johannes von Mikulicz-Radecki es quien detecta la diferencia de presión de la caja torácica en las intervenciones quirúrgicas y a finales del siglo XIX se desarrolló la intubación endotraqueal que comenzó a hacer posible la cirugía torácica.

Luego de varios fracasos, desarrolló la cámara de baja presión con la que posibilitó las operaciones a tórax abierto y dio inicio así a la cirugía de tórax en 1904.

Con estos antecedentes Sauerbruch comienza a desarrollar la cámara de baja presión, la cual logra después de varios fracasos, y que posibilita las operaciones a tórax abierto, iniciando así la cirugía de tórax en 1904.

La también conocida como Cámara de Sauerbruch, consistía en una habitación en la cual se creaba una presión negativa continua, con el propósito de evitar el colapso pulmonar al abrir el tórax, en la que se introducía al paciente y a todo el equipo quirúrgico, excepto la cabeza del paciente que quedaba en el exterior de la cámara. Para evitar fugas de presión de la cámara se colocaba un collar en el cuello del paciente, al tiempo que el abdomen y las extremidades inferiores, se colocaban en un saco que a modo de manguito, se ponía en contacto con la presión atmosférica exterior a la cámara.

Su invento lo presentó en el XXXIII Congreso de la Sociedad Alemana de Cirugía, el 6 de junio de 1904, donde fue ampliamente aceptado.

Más tarde se demostró que este sistema no era capaz de proporcionar un adecuado intercambio gaseoso, cursando el paciente con cianosis, e hipoventilación, por lo que se hacía necesario la adición de oxígeno, lo cual llevo a posteriormente desarrollar el pulmón de acero.

Sauerbruch trabajó después como cirujano en el famoso hospital La Charité, en Berlín, desde 1928 y donde permaneció hasta 1949.

En 1915, desarrolló una prótesis móvil para el brazo. Realizó amputaciones del fémur y propuso medidas dietéticas para los enfermos de tuberculosis; escribió La cirugía de los órganos torácicos, 1920-25, y en 1931 eliminó un aneurisma cardíaco en una operación.

Su nombre aparece en historias de iatrogenesis (efectos adversos a resultas de un tratamiento médico), ya que, avanzado en edad, comenzó a realizar operaciones absurdas en muchos pacientes, con resultados fatales. Aunque sus colegas detectaban sus errores, nadie lo detuvo debido a su fama y poder, pues tenía muy buenas relaciones con altos funcionarios del gobierno.

Su relación con el nacionalsocialismo fue muy ambigua. Su experiencia médica ayudó a recuperarse de las graves heridas recibidas al coronel de la Wehrmacht, Claus von Stauffenberg, futuro y último conspirador en contra de Hitler.

Murió el 2 de julio de 1951 en Berlín

Deja un comentario