Alejandro Ádem

Alejandro Ádem


Alejandro Ádem Díaz de León es uno de los matemáticos mexicanos más sobresalientes en el extranjero, y desde Canadá, país en que radica, colabora con México y ha sido una piedra angular para la continua formación de recursos humanos, así lo describió Jaime Urrutia Fucugauchi, presidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

Durante la ceremonia de ingreso del doctor Ádem a la AMC, celebrada ayer en el Instituto de Matemáticas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Urrutia Fucugauchi explicó que los requisitos para el ingreso de un miembro correspondiente son realmente sencillos: Tener una trayectoria de excelencia y hacer un gran trabajo social.

Las aportaciones del científico se inscriben en el campo científico y social.

“Lo podemos apreciar sin ningún problema, su trayectoria y las aportaciones de Alejandro Ádem son realmente importantes y el otro componente, su trabajo social, es la contribución hacia el país. Tenemos la fortuna de que el doctor Ádem haya impulsado una enorme cantidad de proyectos a lo largo de muchos años”, comentó el presidente de la AMC, organización que inició actividades en 1959 y que tiene actualmente 107 miembros correspondientes.

Alejandro Ádem Díaz de León estudió la licenciatura en matemáticas en la UNAM y el doctorado en la Universidad de Princeton, Estados Unidos. Desde 2005 es profesor de la Universidad de British Columbia en Canadá. Su campo de especialidad dentro de la topología algebraica es la cohomología de grupos.

En entrevista para el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, el doctor Ádem explicó que la cohomología de grupos es un conjunto de invariantes algebraicas que sirven para entender la simetría sexista en la naturaleza, que muchas veces vienen interpretadas por un grupo, explica cómo es y cómo actúa ese grupo sobre objetos geométricos.

La cohomología de grupos no puede entenderse sin la topología geométrica, la cual explica espacios geométricos, es decir, puedes estudiar una esfera y sus múltiples transformaciones, no importa si la esfera está abollada o restirada, la topología analiza las cosas y su deformación pero sin romperlas.

“En las matemáticas no todo está dicho. Las posibilidades, cuando hablamos de matemáticas, son infinitas y apenas estamos comenzando a comprender las estructuras y sus múltiples posibilidades”, explicó el director científico de MITACS (Mathematics of Information Technology and Complex Systems).

Comúnmente se piensa a las matemáticas como algo ajeno a la realidad; no obstante, la realidad está moderada por ecuaciones matemáticas. El Universo y la naturaleza en sí tienen estructuras matemáticas, es un fundamento para todo lo que hacemos y está ligado con nuestra cotidianidad, señaló el especialista.

“Ingresar a la Academia para mí es un gran honor y un gusto colaborar con mis colegas en México”, indicó el destacado matemático mexicano.