Acorazado Monitor de John Ericsson

Acorazado Monitor de John Ericsson


El 31 de julio de 1803, en la ciudad de Långbanshyttan, en la provincia de Värmland, nace el ingeniero y prolífico inventor sueco Johan Ericsson, como era su nombre original, y que después cambió por el de John

En 1810 su familia emigró a Forsvik, después de que su padre (Olof Ericsson, un supervisor de minas) perdió su dinero en especulaciones financieras; ahí su padre trabajó como controlador de demolición en la empresa encargada de la excavación del Canal de Göta. Johan, como era su nombre original, junto con su hermano mayor Nils, lo acompañaban en su trabajo, y pronto, las extraordinarias habilidades técnicas de éstos llamaron la atención de Baltzar von Platen, arquitecto del canal de Göta, quien se encargó de reclutar a los dos hermanos como cadetes mecánicos de la Marina Real Sueca, para que trabajasen en la empresa del canal.

A la edad de catorce años, Johan trabajaba ya independientemente como topógrafo de la empresa, a pesar de no poseer estudios formales, pero en cambio recibió lecciones privadas de álgebra, química, geometría e idioma inglés, las que eran completadas por él mismo con lecturas adicionales.

En 1818 murió su padre, y con 15 años de edad, al tener que mantenerse por sí mismo, decidió ingresar al regimiento Jämtlands fältjägarregemente, en Jämtland, con el grado de subteniente. Dos años más tarde rindió su examen como agrimensor en Estocolmo, y fue ascendido a teniente. Fue enviado al norte de Suecia para realizar su trabajo de topógrafo, y en su tiempo libre construyó un motor de aire caliente que utilizaba el humo del fuego en lugar del vapor como propulsor. Patentó su invento, pero no hubo interés en invertir en él. También patentó otros inventos menores.

Sin dinero, el cual había gastado en sus inventos, y apoyado por un amigo, el joven aristócrata conde Adolf von Rosen, solicitó su retiro del ejército al rey Carlos XIV Juan, que se lo concedió, otorgándole además el grado de capitán, para emigrar al Reino Unido buscando un ambiente mejor para desarrollar sus proyectos, llegando a Londres en mayo de 1826, cambiando su nombre a John.

Su primer empleo fue en los talleres mecánicos de John Braithwait, que se interesó en su motor de aire caliente, el cual no tuvo éxito, pues su prototipo estaba diseñado para utilizar la madera del abedul como combustible, y no trabajaba bien con el carbón, el principal combustible usado en el Reino Unido.

En 1829 se realizó un concurso de locomotoras en la localidad de Rainhill, con un premio de 500 libras; junto con John Braithwait, construyeron una con un motor diseñado por él, a la que llamaron Novelty, con la cual llegaron a la competencia final junto a la locomotora Rocket, del inventor George Stephenson, quien había construido la primera línea de ferrocarril de uso público en el mundo.

Novelty era más rápida y más potente que Rocket, alcanzando la increíble velocidad, para la época, de 50 kilómetros por hora, pero lamentablemente una de sus turbinas falló y la locomotora se detuvo, con lo cual perdieron.

Al año siguiente construyeron la que sería la primera máquina de vapor diseñada para apagar incendios, la que mediante un mecanismo doble de pistones en una cámara de presión de aire, lograba una presión constante de 680 litros por minuto y un chorro de agua de 30 metros. Iba montada en un carro de tracción animal con suspensión en sus ruedas y demoraba solo 10 minutos en alcanzar la presión adecuada.

Sirvió exitosamente en varios incendios de Londres, pero no logró interesar a las autoridades. Sin embargo, una de ellas fue comprada por el rey de Prusia en 1832, siendo Berlín la primera capital mundial en poseer una. Pero el esfuerzo económico realizado por John Ericsson fue demasiado, al adquirir una deuda con altos intereses que no pudo cancelar, lo que lo llevó a sufrir una condena por un período en la cárcel.

Su invento más conocido es la hélice naval, patentada en 1836, cuando ya estaba en Inglaterra, a donde se mudó buscando un lugar más propicio para sus inventos.

La hélice naval llamó la atención del cónsul de Estados Unidos en Liverpool, Francis B. Ogden, que decidió invertir en este proyecto, financiando la construcción de una pequeña embarcación impulsada por la hélice naval. En 1837 la embarcación realizó una exitosa prueba en el Támesis, llamando mucho la atención del público, pero despertando nulo interés entre autoridades e inversionistas.

John mejoró el diseño de la nave con dos hélices que se movían en diversas direcciones. Sin embargo, el Almirantazgo Británico rechazó el invento. Este rechazo lo condujo a un contacto con el capitán de la Armada de los Estados Unidos Robert F. Stockton, que conocía el propulsor de vapor diseñado por Ericsson y le sugirió que llevara su invención a los Estados Unidos de América, donde sería bien recibido.

Ericsson se mudó a Nueva York en 1839, donde supervisó el desarrollo de una nueva clase de fragata, durante 3 años; sin embargo las relaciones con Stockton se fueron haciendo más tensas, quien intentaba atribuirse todo el mérito por la construcción del USS Princeton, que se presentó el 20 de octubre de 1842, pero durante la demostración de un cañón de 12 pulgadas diseñado por Stockton, éste explotó, matando al Secretario de Estado Abel P. Upshur, y al Secretario de Marina Thomas Gilmer, así como a otras seis personas. Stockton culpó del desastre a Ericsson, rechazó pagarle y, haciendo uso de su influencia política, consiguió que la Armada estadounidense tampoco le pagara.

En consecuencia, el inventor desarrolló un profundo rechazo por la Armada de los Estados Unidos. En 1848 obtuvo su ciudadanía estadounidense.

En 1852 desarrolló el “motor del aire caliente”, que utilizaba aire caliente en lugar de vapor como propulsor, inspirado probablemente por el motor de humo de fuego que ya había diseñado en Suecia. Este motor no obtuvo ningún éxito. No obstante recibió el premio Rumford de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias en 1862, por su invento.

En 1854, el 26 de septiembre, presentó a Napoleón III sus diseños de navíos de guerra con una torre acorazada en forma de cúpula. El emperador francés elogió esta invención, pero no hizo nada para llevar estos diseños a la práctica.

Poco después del inicio de la Guerra Civil Estadounidense, en el año 1861, los confederados, temiendo el bloqueo naval de los estados nordistas, comenzaron a desarrollar una nave blindada basada en el casco de la USS Merrimac, una fragata que había sido quemada por las tropas federales cuando abandonaron en la base naval de Norfolk. Una vez terminada, recibió el nombre de CSS Virginia.

Ericsson todavía sentía un fuerte resentimiento hacia la Armada de los Estados Unidos, pero el empresario Cornelius Scranton Bushnell lo convenció para que trabajase en el diseño de un navío acorazado para enfrentar al CSS Virginia; la Armada nordista solo poseía naves de madera sin blindaje.

El inventor presentó los diseños del USS Monitor, un diseño totalmente único. La nave fue construida bajo muchas controversias y fue acabada el 6 de marzo de 1862. Era una nave de extraña apariencia, completamente cubierta de metal, con un perfil muy bajo y una torre giratoria con 2 cañones.

El 8 de marzo de 1862, el acorazado CSS Virginia estaba causando estragos entre la flota nordista que bloqueaba Virginia. Con la aparición del USS Monitor, al día siguiente se produjo una batalla naval conocida como Batalla de Hampton Roads que terminó en tablas, al retirarse el CSS Merrimac por los daños sufridos.

En el libro ‘”Contributions to the Centennial Exhibition'”, (1877, reimpreso en 1976), presentó los así llamados ‘”motores solares'” que utilizaban la energía del sol como propulsor para un motor de aire caliente. Una vez más, amargado y ahogado por las dificultades económicas, el inventor vería cómo su motor solar no encontraría aplicación práctica en los siguientes 100 años.

John Ericsson murió el 8 de marzo de 1889, a la edad de 85 años. Sus restos fueron llevados de los Estados Unidos a Estocolmo por el USS Baltimore y de allí al lugar de su último reposo, en un mausoleo en la ciudad de Filipstad.

Deja un comentario