José Clemente Orozco_en el Polyforum Cultural Siqueiros

José Clemente Orozco_en el Polyforum Cultural Siqueiros


Nació el 23 de noviembre de 1883 en Zapotlán, hoy Ciudad Guzmán, Jalisco. A los 7 años llegó a la Ciudad de México donde cursar sus estudios y ahí recibió su primera influenica importante en la pintura con Antonio Fabres, un maestro catalán que le exigía mucho a sus alumnos, el copiar al natural fotográficamente, y también conoció la obra del grabador José Guadalupe Posada, cuya influencia marcaría todo su trabajo.

Realizó caricatura periiodística firmando como “El hijo del Ahuizote” y “El Machete”, mientras que sus primeros trabajos como pintor fueron litografías de la vida indígena.

En el año de 1922 se unió a Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros en el sindicato de pintores y escultores, intentando recuperar el arte de la pintura mural bajo el patrocinio del gobierno. Estos muralistas expresionistas mexicanos anticiparon las tendencias neorepresentativas o neoicónicas que se dieron hacia 1960 en el mundo.

A diferencia de Rivera y Siqueiros, Orozco retrata la condición humana de forma apolítica; se interesa por valores universales y no insiste tanto en valores nacionales, de ahí que sus imágenes más características comuniquen la capacidad del hombre de controlar su destino y su libertad ante los efectos determinantes de la historia, la religión y la tecnología.

En 1926 por encargo de la Secretaria de Educación, pinta en la ciudad de Orizaba, el mural Reconstrucción en el edificio que actualmente ocupa el Palacio Municipal.

Una de sus más destacadas obras fue la serie de murales que hizo para la Escuela Nacional Preparatoria sobre la conquista, la colonización y la Revolución Mexicana.

De 1927 a 1934 trabajó en Estados Unidos. Allí realizó un grupo de murales para la New School for Social Research de Nueva York y en el Pomona College de California pintó un mural con el tema del héroe griego Prometeo.

Sus murales para la Biblioteca Baker en el Dartmouth College (1932-1934) escenifican la historia de América con la serie La llegada de Quetzalcóatl, El retorno de Quetzalcóatl y Modern industrial man.

Cuando regreso a México realizó el mural del Palacio de Bellas Artes llamado Katharsis (1934), situado frente al de Diego Rivera.

De 1936 a 1939, Orozco realizó tres grandes obras murales en Guadalajara: en la Universidad, en el Palacio de Gobierno y en el Hospicio Cabañas. En la Universidad decoró la cúpula y los muros de la plataforma del anfiteatro (1936). En la cúpula pintó una alegoría del hombre, haciendo hincapié en los beneficios de la educación y de la investigación científica. En el palacio de Gobierno de Jalisco Orozco realizó un mural donde trata un tema histórico. Unificó los muros y la bóveda de la escalera, logrando una especie de tríptico dedicado a la lucha por la liberación de México. Un enorme Hidalgo es el centro mayor de interés de esta obra.

En 1940 , realizó dos obras murales más, una en la Biblioteca Gabino Ortiz en Jiquilpan, Michoacán, y la otra en Nueva York, esta última por encargo del Museo de Arte Moderno para la exposición “Veinte siglos de arte mexicano”. El Dive Bomber del museo neoyorquino, muestra el gran peligro que tiene encima la humanidad: el fantasma de la guerra.

En 1946 se le otorgó el Premio Nacional de Artes.

José Clemente Orozco falleció en México D.F. el 7 de septiembre de 1949, mientras trabajaba en los primeros trazos de un mural en el edificio multifamiliar Miguel Alemán. Fue sepultado en la Rotonda de los Hombres Ilustres, en la Ciudad de México

El afán de lograr en sus cuadros recios efectos emotivos dio a sus obras simplicidad de línea y color y prestóles audacia en la interpretación de motivos contemporáneos y valores sociales.

Su estilo heroico está fundado en un realismo de carácter expresionista, conscientemente ligado a las viejas tradiciones artísticas mexicanas, de violento dinamismo y amplísima factura.

Hay colecciones de sus dibujos y cuadros de caballete en el Museo Taller de Orozco en Guadalajara y en el Museo Carrillo Gil de la capital.

Deja un comentario