El Grupo de Investigación de Neurología de Vertebrados de la Universidad de Sevilla ha logrado demostrar que la dosis terapéutica de cafeína por vía oral mejora la calidad de vida de los bebés prematuros que presentan alteraciones respiratorias.
Este descubrimiento, según un comunicado de la Universidad de Sevilla, apoya la administración de esta sustancia en la práctica clínica, ya que mejora la calidad de vida de aquellos bebés que presentan alteraciones respiratorias (apneas).
La novedad de esta investigación es la determinación de que el empleo de metilxantinas y, dentro de ellas, la cafeína es útil para la maduración de los receptores adenosinérgicos, lo que induce mejoras en el porcentaje de oxígeno en sangre (hemoglobina oxigenada), el ritmo cardíaco y la tasa respiratoria.
Las investigadoras de la Universidad de Sevilla Rosario Pásaro y Susana Gaytán explican que las metilxantinas son una de las medicaciones más prescritas en los bebés prematuros y que su administración a niños con dificultades respiratorias es una terapia muy frecuente en las unidades de neonatología.
Sin embargo, las revisiones sistemáticas disponibles ponen de manifiesto que su uso está basado en estudios “a corto plazo”.
Por ello, han desarrollado un tratamiento, similar al utilizado en clínica en ratas, para determinar cómo actúa esta sustancia sobre el desarrollo neuronal del recién nacido y comprobar si se producían otros efectos que no fuesen beneficiosos.
Tras el análisis de todas las variedades implicadas en este tratamiento, se ha podido observar que con el paso de los días las ratas a las que se la administrado cafeína han registrado una estabilización de las variables cardiorrespiratorias.
Estos resultados indican que la cafeína no es inocua, de modo que las madres gestantes y las lactantes no deberían consumir café, puesto que la ingesta de mismo durante los meses de embarazo y a través de la leche materna afectaría al feto y al recién nacido modificando sus desarrollo neuronal.
Los resultados de esta investigación han sido publicados en la revista de referencia internacional Experimental Neurology.

Deja un comentario