AGENCIA ID/DICYT Un equipo multidisciplinario de investigación que encabezan especialistas del Centro de Investigación en Óptica (CIO) dió a conocer que en dos cuadros del retablo lateral de la Parroquia de Nuestra Señora de la Purísima Concepción, en Purísima del Rincón, Guanajuato de Hermenegildo Bustos identificaron tres capas con una serie de modificaciones no registradas y que a simple vista no pueden verse.

Estos cuadros fueron originalmente pintados en la primera mitad del siglo XVIII, retocados a principio del XIX y en 1903, tal y como ahora se aprecian. Durante un mes, los especialistas de CIO trabajaron con la técnica de espectroscopia en terahertz por medio de la cual generaron “imágenes escondidas” de la obra, reconstruyeron varios detalles y objetos que se encontraban en capas anteriores que ahora no son visibles.

El doctor Enrique Castro Camus de CIO explica que por medio de dicha técnica lograron ver las imágenes originales y los retoques de 1816 y 1903. En el primero hay candelabros y cortinas que Hermenegildo Busto decidió eliminar en 1903.

“Lo que hacemos es mandar un pulso de luz muy corto que llegue a la superficie de la obra; ahí se refleja parte de la luz y de manera sucesiva en cada capa de la pintura. Luego, detectamos el pulso de regreso, buscamos los ecos y de esta manera reconstruimos lo que hay en las capas interiores”.

Agrega que la técnica se aplica punto por punto y se recupera capa por capa mediante un software diseñado por el alumno Arturo Hernández.

De acuerdo con el especialista, esta técnica es de luz infrarroja lejana o “luz de terahertz” “es un tipo de luz entre el infrarrojo y las microondas, con esta es posible reconstruir capas delgadas de las pinturas”.

El doctor Castro Camus indica que durante un mes tuvieron acceso a las dos pintura originales, las estudiaron y de acuerdo al análisis de los datos obtenidos concluyen que mediante la técnica de espectroscopia en terahertz pueden reconstruir capas de obras e identificar en qué elementos hay cambios y ver lo que está oculto.

Un poco de historia
La idea de analizar los cuadros del retablo de la Purísima del Rincón en Guanajuato de Hermenegildo Bustos fue de una alumna de la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente en Guadalajara, Montserrat Gómez, egresada de la Licenciatura en Restauración de Bienes Muebles y decidió hacer su tesis en CIO.

Contactó con su universidad, el Colegio de Michoacán y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de Guanajuato; se les planteó la idea de analizar los cuadros con esta técnica, ya que de acuerdo con el registro histórico, muy escueto, fueron retocados en varias épocas.

Después de realizar los trámites, el INAH les prestó a los investigadores dos cuadros, y los llevaron al laboratorio de CIO.

“Una vez analizados generamos imágenes de las capas escondidas de la pintura, mediante la técnica de espectroscopia en terahertz y logramos reconstruir muchos detalles y objetos que se encontraban en las capas anteriores que no son visibles en la última versión”.

Con esta técnica, los investigadores demostraron que tienen la capacidad de hacer reconstrucción tridimensional de cada una de las capas de pintura que hay detrás de la misma obra y, por otro lado, obtuvieron datos de interés para los historiadores y las personas que trabajan en la conservación del arte.

Con este resultado previo –señala Castro Camus-, podemos ofrecer esta herramienta a investigadores del INAH o especialistas en el área de patrimonio cultural y conservación de arte.

“El conjuntar ciencia y otras áreas disciplinarias puede rendir frutos interesantes; además del área cultural, podemos aplicar la técnica en biomedicina, celdas solares y semiconductores”, concluye el especialista de CIO.