La identidad de la Mona Lisa, presentada el 10 de septiembre de 2004

La Mona Lisa, Leonardo da Vinci, 1503-1519


El 10 de septiembre de 2004 Giuseppe Pallanti cimbró el mundo del arte y de la historia al publicar la identidad de la Mona Lisa de Leonardo Da Vinci: Lisa Gherardini, la segunda esposa del próspero comerciante florentino Francesco Del Giocondo, una joven noble florentina que vivió en el valle del Chianti.

Giuseppe Pallanti mostró documentos del Archivo de Estado de Florencia donde consta que la Mona Lisa nació y vivió en la Toscana italiana, así como certificados catastrales de la familia Giocondo, papeles de propiedad de tierras e incluso el acta del matrimonio de la joven, del 5 de marzo de 1495.

“Fue una mujer que realmente vivió entre Florencia –nació en la calle Maggio en el año 1479– y el Chianti, entre finales del siglo XV y principios del XVI”, aseguró Pallanti, que publicó la investigación en el libro “Mona Lisa, mujer ingenua”.

Pero la versión de Pallanti no era nueva, si no que sus investigaciones las siguió atendiendo lo que afirmó Giorgio Vasari, artista y a la vez autor de la primera historia crítica del arte italiano, publicada en 1550, en la que escribió que: “Leonardo hizo para Francesco Del Giocondo el retrato de su esposa Mona Lisa”.

Ya en aquella época Vasari destacaba la gran naturalidad de la mujer del cuadro, “verdaderamente pintado de un modo que hacía temblar y temer cualquier artificio”.

Las afirmaciones de Vasari comenzaron a cuestionarse a principios del siglo XIX, tras el robo de la pintura del museo del Louvre en agosto de 1911, cuando se formularon numerosas hipótesis acerca de la identidad de la joven, incluyendo la afirmación de que el misterioso rostro era sólo fruto de la imaginación del pintor, que era una fémina desconocida, e incluso que podría ser un ambiguo autorretrato del propio Leonardo da Vinci.

Pallanti apuntó que la joven Lisa Gherardini residía en Florencia, donde su esposo comerciaba sedas, pero visitaba el valle del Chianti porque allí mantenía lazos familiares.

Pallanti también anota que Leonardo da Vinci pintó la obra entre 1502 y 1506.

De la misma forma refiere que hay indicios de que el padre de Leonardo —en la época uno de los notarios más importantes de la ciudad— también acudía al taller de Del Giocondo.

Leonardo habitó en el barrio florentino de Santissima Annunziata entre 1501 y 1503, donde los Del Giocondo tenían la capilla de la familia.

Después de esto la versión original de Vasari, retomada, defendida y ampliada por Pallanti, tomó fuerza, pero siempre cuestionada en su autenticidad.

Incluso el 23 de mayo de 2014 Silvano Vinceti, presidente del Comité Nacional para la Valorización de los Bienes Históricos, Culturales y Ambientales, anunció que en abril de ese año habían extraído de la capilla de los Mártires de la basílica de la Santísima Anunciación de Florencia, varios restos humanos, entre ellos los del hijo de Lisa Gherardini, Piero, y de su marido, Francesco Il Giocondo, los cuales fueron trasladados a un laboratorio de la Universidad de Bolonia, para analizar el ADN de los huesos de Piero y compararlo con el de los restos encontrados en el exconvento de Santa Úrsula, también en Florencia, y que se supone pertenecen a La Gioconda.

Los restos de quien se supone fue La Gioconda, fueron extraídos el 9 de agosto de 2013.

En ese lugar, en el convento de Santa Úrsula, se supone que falleció Lisa Gherardini, el 15 de julio de 1542, a los 63 años, viuda y enferma, de acuerdo con información también encontrada por Giuseppe Pallanti.

Silvano Vinceti en esa ocasión dijo que no existe ya ninguna duda de que fue Lisa Gherardini la modelo de Leonardo Da Vinci para pintar su famoso cuadro de La Gioconda o la Mona Lisa, expuesto actualmente en el museo Louvre de París.

En el pasado se enarboló también la hipótesis de que La Gioconda era un retrato de Isabella D’Este, marquesa de Mantova; que era el rostro de Pacífica Branani, amante de Giuliano de Medici (hijo de Lorenzo, Señor de Florencia), que incluso era un hombre disfrazado (el presunto amante de Leonardo) o hasta que se trataba de un autorretrato.

Otra versión de Lisa

En parálelo, la Universidad de Heidelberg, en Alemania, el 14 de enero del 2008, anunció que Agostino Vespucci, conocido del autor y trabajador del Ayuntamiento de Florencia, realizó unos apuntes en los márgenes de un libro, en octubre del año 1503, los cuales confirman de una vez por todas que Lisa del Giocondo es la modelo de uno de los retratos más populares del mundo.

El descubrimiento lo realizó dos años antes el doctor Armin Schlechter, un experto en manuscritos, con el cual –asentó la Universidad- se despejan \’todas las dudas\’ sobre la identidad de la Mona Lisa y aclara las \’escasas pruebas\’ de los documentos del siglo XVI, que dejaban \’muchas posibilidades\’ abiertas a la interpretación.

En las notas que Vespucci anotó en su libro sobre el orador romano Cicerón, comparaba a Leonardo con el artista de la antigua Grecia Apeles y relataba que el pintor florentino estaba realizando tres cuadros a la vez, uno de los cuales sería \’La Gioconda\’, que significa feliz o alegre, además de sugerir el sobrenombre de la supuesta modelo.

Deja un comentario