"The Machine Stops" o el sangrante fin de la humanidad, publicada el 1 de noviembre de 1909

The Machine Sotps, de Morgan Foster- Wearbeard, SINC


La dependencia de la humanidad a pequeñas pantallas a través de las cuales se comunica con sus semejantes, fue visulizada a principios del siglo XX por el escritor británico Edward Morgan Forster en su novela de ciencia ficción “The Sotops Machine” (La máquina se detiene), retratando prácticamente lo que vivimos hoy, al estar millones de personas más pendientes de lo que ocurre a través de sus pantallas que de su entorno.

Las interacciones cara a cara se han convertido en algo extraño, y el conocimiento y las ideas se comparten a través un sistema que vincula cada hogar. ¿Le suena conocido?

La novela de Edward Morgan Forster, además incluye un fin muy sangriento para la humanidad, -precisamente- cuando la máquina se detiene,

Pero ese mundo no fue imaginado por un escritor de cienia ficción, sino por un autor más conocido por sus novelas sobre clases sociales e hipocresía, como “Una habitación con vistas” (1908), “Howard´s end” (1910) —también conocida en español como “Regreso a Howard´s End” o “La mansión”— o “Pasaje a India” (1924).

Forster, vislumbró la posibilidad de que nuestras acciones habituales dependan en mayor medida de un aparato electrónico, que establezcamos diariamente conversaciones a través de videoconferencias, y que vivamos en sociedades cada vez más individualistas.

Y lo hizo hace algo más de un siglo, cuando aún nada de esto existía.

The Machine Stops es la historia distópica (o antiutópica) de una sociedad donde la gente del futuro vive sola en pequeñas celdas de una vasta colmena llena de ciudades subterráneas repartidas por todo el mundo.

La comida, la ropa y refugio están controlados mundialmente por la venerada Máquina, al igual que la comunicación, que se hace virtualmente. De hecho, según el cuento, “la gente no se tocaba la una a la otra. Esta costumbre había quedado obsoleta”.  Asimismo, rara vez se hacen viajes.

Inmersa en este mundo se encuentra Vashti, cuyo hijo Kuno, un rebelde que se escapa de vez en cuando sin permiso al mundo de la superficie, le confiesa estar en contra del sistema impuesto por la omnipotente Máquina.

Poco después, el Aparato de las Reparaciones de la Máquina falla. Kuno sospecha entonces que la Máquina se está rompiendo, y se lo dice a su madre criptográficamente: “La máquina se está parando” (The Machine Stops). Vashi hace caso omiso, pero los errores en el sistema se multiplican. El fin de la Máquina, cada vez más cerca, arrastrará consigo a una humanidad sumida en un apocalipsis de terror, hundimiento y sangre, mucha sangre.

The Machine Stops apareció en el número del 1 de noviembre de 1909 de The Oxford and Cambridge Review. Foster no está considerado un escritor de ciencia-ficción, pero la mayoría de sus historias son pura crítica, como a las diferencias de clase y la hipocresía de la sociedad británica de principios de siglo XX."La Máquina se detiene" una novela de 1909 que predijo el internet... y el sangrante fin de la humanidad

Los comentarios están cerrados.