La Piedra Rosetta

La Piedra Rosetta


En 1798 durante el segundo intento de las grandes potencias de Europa (Imperio ruso, Reino Unido, Imperio austríaco, el Imperio otomano, Reino de Portugal, Reino de Nápoles y los Estados Papales) por acabar con la naciente República Francesa, Napoleón atracó su flotilla francesa cerca de Alejandría, Egipto, y movilizó sus tropas hacia el sur para luchar contra los ingleses cerca de El Cairo.

Los franceses ganaron la batalla terrestre, pero mientras estaban en el terreno, la Marina inglesa, conducida por Lord Horacio Nelson, hundió a la flotilla francesa.

Napoleón y sus tropas no tenían modo de regresar a Francia, así que pasaron los próximos tres años en Egipto.

El 15 de julio de 1799, mientras desenterraban una antigua fortaleza egipcia denominada por los franceses Fort Julien, para protegerse, cerca de Rashid (antigua Rosetta), una pequeña ciudad en las afueras de Alejandría, un soldado del ejército de Napoleón, a las ordenes del capitán francés Pierre-François Bouchard, topó con una gran piedra de basalto negro de 760 kg de peso, de 1,18 metros de largo por 73,1 centímetros de ancho, con tres nítidas bandas de grabados.

Los soldados no reconocieron los jeroglíficos egipcios en la parte superior, ni la escritura demótica del centro, pero si identificaron el griego antiguo de la parte inferior.

Así el capitán Bouchard, en lugar de utilizar la piedra como parte de la barricada, llevó el bloque al Instituto de Egipto en El Cairo, recientemente fundado en 1798, donde los estudiosos supusieron que los tres epígrafes eran en realidad versiones de un mismo texto. Ahí fue donde se le dio el nombre de Piedra de Rosetta.

La estela contenía un decreto sacerdotal en honor del faraón Ptolomeo V, datado en el año 196 a.C.

La estela estuvo originalmente expuesta dentro de un templo, y probablemente fue trasladada durante el periodo copto del cristianismo primitivo o el medieval, para ser usada después como material de construcción de la fortaleza del pueblo de Rashid.

En la cara pulimentada de la piedra, que era un fragmento de una antigua estela egipcia, aparecían tres tipos de escritura: la parte superior, compuesta por 14 líneas, estaba formada por jeroglíficos egipcios; las 32 líneas de la parte central estaban escritas en demótico, la última fase de la escritura egipcia; y la parte inferior la formaban 54 líneas en griego, una lengua hablada y escrita en Egipto desde época helenística.

Poco después, en 1801, los ingleses derrotaron a los franceses, y la Piedra de Rosetta se convirtió en posesión inglesa, como parte del tratado de Alejandría, pese a las enardecidas protestas. Fue transportada a Londres en 1802, donde desde entonces ha estado en exhibición en el Museo Británico.

La piedra de Rosetta lleva en el lado izquierdo una inscripción con pintura blanca que dice «Captured in Egypt by the British Army in 1801» (Capturada en Egipto por el ejército británico en 1801), y en el derecho otra inscripción, «Presented by King George III» (Presentada por el rey Jorge III).

El 27 de septiembre de 1822 se presentó el texto de la Piedra Rosetta, clave para descifrar los jeroglíficos egipcios

– 196 a.c., el 27 de marzo inicia el culto a Ptolomeo V, inscrito en la Piedra Rosetta

Deja un comentario