Un equipo de investigadores ha descubierto que la piel humana tiene un reloj biológico interno que se regula por la hora del día, y que es responsable del tiempo de regeneración de cada célula epitelial, entre otras funciones.

Nuestra piel es uno de los órganos esenciales y probablemente, el más versátil, ya que además de tener funciones sensoriales, es la frontera de nuestro cuerpo con el medio ambiente, ya que nos protege de los gérmenes, así como, nos ayuda a regular nuestra temperatura.

El frío, calor, humedad y la luz solar tienen diferentes efectos sobre la piel, pero estos dependen de la hora del día en que nos expongamos a ellos.

El equipo de investigación del profesor Achim Kramer, de la Charité University de Berlín, y el doctor Thomas Blatt, del Skin Research Center en Hamburgo, encontraron que nuestra piel se adapta a estas condiciones según el reloj biológico de las células epiteliales, lo cual trae a colación los periodos de día y noche, conocidos como ciclo circadiano.

Para estudiar cómo se regula este ciclo, el equipo tomó varias muestras de células (queratinocitos) de la capa superior de la piel (la epidermis) de personas jóvenes y saludables, a diferentes horas del día. El análisis, emprendido en numerosos genes de los queratinocitos, mostró que los procesos de regeneración de la piel son regulados por una molécula llamada: factor krüppel (Klf9).

El Klf9 tiene la propiedad de aminorar o aletargar la división celular de los queratinocitos; al reducir su actividad, los investigadores observaron un rápido crecimiento y división de las células, por otro lado, si incrementaban la cantidad del factor, el crecimiento disminuía aún más, así que pudieron determinar que el Klf9 no sólo participa en el crecimiento de las células, sino que lo controla.

Asimismo, la producción de Klf9 está determinada por la hora del día; de esta forma, el trabajo del reloj biológico es regular la sincronía de diversos procesos como la división y diferenciación celular, así como la regeneración.

El profesor Kramer ya está proyectando su descubrimiento hacia el futuro: “Si entendemos mejor este proceso, podríamos usar un medicamento en el horario del día en que tenga mejores resultados y atender enfermedades de la piel o heridas con mayor conocimiento de sus proceso de regeneración”.

 

Bibliografía

 

F. Sporl, S. Korge, K. Jurchott, M. Wunderskirchner, K. Schellenberg, S. Heins, A. Specht, C. Stoll, R. Klemz, B. Maier, H. Wenck, A. Schrader, D. Kunz, T. Blatt, A. Kramer. “Kruppel-like factor 9 is a circadian transcription factor in human epidermis that controls proliferation of keratinocytes”. Proceedings of the National Academy of Sciences, 2012.

Deja un comentario