Chicago después de la tormenta de nieve de enero de 2016 vista desde la Estación Espacial Internacional

Chicago después de la tormenta de nieve de enero de 2016 vista desde la Estación Espacial Internacional


La gigantesca tormenta invernal que azota el este de Estados Unidos, está compuesta por dos sistemas de baja presión que se unieron, provocando fuertes nevadas desde Virginia hasta Nueva Inglaterra, paralizando la actividad incluso en las más grandes ciudades, como Washington y Nueva York.

Según varios informes de prensa, al menos ocho personas han muerto relacionadas con la tormenta y miles pasan los días varados en automóviles y camiones en las carreteras en Pennsylvania y Kentucky. Al menos 9.500 vuelos han sido cancelados, y los ciudadanos han recibido la orden de permanecer fuera de las carreteras en algunas ciudades y pueblos.

La toma infrarroja visible en el Radiometer Suite (VIIRS) en el satélite Suomi NPP generó esta imagen del sistema de tormenta a las 2:15 am, hora del este de los EEUU, del 23 de enero de 2016, la cual está compuesta con las “bandas de día y noche”, que detecta señales luminosas débiles, como luces de la ciudad, claro de luna, la luminiscencia atmosférica y auroras. En la imagen, con tonos subrrealistas, se muestra la gigantesca tormenta de nieve vista desde el satélite y a la luz de la luna, filtrando desde abajo las luces de la Costa Este densamente poblada. Las luces de la ciudad se difuminan en los lugares de la cubierta de nubes.

También el astronauta Scott Kelly publicó en Twitter una imagen espectacular de la gran tormenta de nieve tomada desde la Estación Espacial Internacional (EEI), acompañada de un texto que traducido al español significa: “La gigante tormenta de nieve que blanquea la costa este es claramente visible desde la Estación Espacial Internacional. ¡Pónganse a salvo!”.

Al caer la tarde, del 23 de enero, las nevadas se acercaban a sus registros máximos en varios estados, y los vientos con fuerza de huracán azotan las costas, ayudando a provocar graves inundaciones. Los totales de nieve llegan a las 30 pulgadas acumuladas en al menos cuatro estados, y por lo menos 12 pulgadas han sido registrados en otros ocho estados, cuando aún le faltaban muchas horas a la tormenta.

A partir de 14:30 EST el 23 de enero, el Servicio Meteorológico Nacional informó totales de nieve de 40 pulgadas (un metro) en Glengary , Virginia Occidental, 33 pulgadas en Frederick, Md., 23.5 pulgadas en el aeropuerto de Dulles, cerca de Washington y 16.2 pulgadas en el Zoológico Nacional en Washington.

Esta tormenta a la que apodan Snowzilla (combinación de las palabras “snow”, nieve en inglés, y Godzilla) continuará por lo menos durante la mañana del 24 de enero.

En lugares más cercanos a la costa, como Norfolk, Virginia, la nieva alcanzó entre dos y una pulgadas de acumulación, pero en cambio se presentaron ráfagas de viento de hasta 120 kilómetros por hora, con rachas de hasta 136 kilómetros por hora; esto, junto con la marea alta que generó la luna llena, ocasionó algunas inundaciones costeras cerca de Cape May y Ocean City, Nueva Jersey, y en Lewes, Delaware, donde las aguas se elevaron hasta casi tres metros, entrando en tierra más de un metro.

Snowzilla vista a la luz de la Luna- NASA

Snowzilla, vista a la luz de la Luna- NASA

Snowzilla, la gigante tormenta de nieve de 2016 sobre EEUU, vista desde la Estacion Espacial Internacional, en fotografía del astronauta Scott Kelly

 

  • Chicago después de la tormenta de nieve de enero de 2016 vista desde la Estación Espacial Internacional
  • La supertormenta de EEUU, Snowzilla, vista a la luz de la Luna y desde la EEI
  • La supertormenta de EEUU, Snowzilla, vista a la luz de la Luna y desde la EEI
  • La supertormenta de EEUU, Snowzilla, vista a la luz de la Luna y desde la EEI
  • Snowzilla, vista a la luz de la Luna- NASA

Los comentarios están cerrados.