La Voyager 2, en el espacio desde el 20 de agosto de 1977

La Voyager 2- NASA, JPL


El 20 de agosto de 1977 la NASA lanzó al espacio a la sonda Voyager 2, la primera en emprender una travesía que la llevó hasta Urano y Neptuno, en la misión más extensa de la agencia espacial. Posteriormente, el 5 de septiembre, fue lanzada la sonda Voyager 1. Ambas continúan, juntas, su viaje fuera del sistema solar; la Voyager 2 en el 2007 cruzó el “frente de choque de terminación” del sistema solar, por lo que ya está fuera de la influencia del sol.

Ed Stone, parte del proyecto Voyager, en el California Institute of Technology, dijo que están muy emocionados y ansiosos por recibir los datos de estas sondas cuando salgan del sistema solar, ya que aunque después de 35 años hay mucho que agradecer a las Voyager, todavía queda que terminen su misión, viajar más allá de lo que jamás podríamos imaginar.

Algunos de los datos recolectados por el Voyager 2 incluyen una desconcertante corriente en el polo norte de Saturno, los polos magnéticos en punta de Urano y Neptuno, así como los geiseres en su luna, Tritón. El Voyager 1, por su parte, ha enviado imágenes de los volcanes en la luna Ío, de Júpiter, del anillo externo de Saturno y de la atmósfera de éste, Titán. Asimismo, el Voyager 1 envió la primera imagen en la que se puede ver el sistema solar, como una gran familia, en la que la Tierra sólo se ve como un pequeño punto azul.

Uno de sus grandes logros es que el 10 de diciembre de 2007 descubrió que el sistema solar no tiene una forma esférica, si no ovalada, por el campo magnético interestelar del espacio profundo.

El Voyager 2 se encuentra a unos 15 billones de kilómetros del Sol, y el Voyager 1 está a 18 billones de kilómetros, y aún envían información que es registrada a diario por los encargados de la misión. A pesar de todas las inclemencias del espacio, es un orgullo para la NASA y un logro para la astronomía que estas dos sondas se hayan mantenido en funcionamiento durante tantos años.

El equipo que supervisa la misión, estima que ambas sondas tendrán suficiente energía eléctrica para continuar recolectando información y enviarla a la Tierra hasta el 2020 y posiblemente hasta el 2025, pero aún no están seguros cuánto tiempo les tome llegar al espacio interestelar, ya que prácticamente es un viaje a ciegas hacia lo desconocido.

Para más información, ingresar a este link: http://www.nasa.gov/mission_pages/voyager/final-frontier.html

Deja un comentario