El Arca del Retorno- Alan Stevenson

El Arca del Retorno- Alan Stevenson


Sandra Isabel Jiménez Mateos *

Durante más de 400 años, más de 18 millones de hombres, mujeres y niños fueron víctimas de la trágica trata transatlántica de esclavos, uno de los capítulos más oscuros de la historia.

Para recordar esa etapa, y a quienes sufrieron y murieron a manos de este brutal sistema de esclavitud, cada año, el 25 de marzo, se conmemora el Día Internacional de Recuerdo de las Víctimas de la Esclavitud y la Trata Transatlántica de Esclavos. El objetivo del Día Internacional también es generar conciencia sobre los peligros del racismo y los prejuicios en la actualidad.

De los que sobrevivieron a la terrible «ruta de la esclavitud», miles murieron más tarde a consecuencia del trato cruel e inhumano que sufrieron, y de las pésimas condiciones en las que tenían que vivir en las plantaciones.

Familia de esclavos africanos en la Nueva España

Familia de esclavos africanos en la Nueva España

 

Como resultado directo de la trata transatlántica de esclavos, la mayoría de los africanos acabó en las Américas: 96 por ciento de los cautivos procedentes de las costas africanas llegaron hacinados en barcos de esclavos a los puertos de América del Sur y las Islas del Caribe.

De 1501 a 1830, cuatro africanos cruzaron el Atlántico para cada europeo. La demografía de las Américas en aquella época parecía más una extensión de la diáspora africana que europea. El legado de esta migración se puede ver hoy en día: grandes poblaciones de ascendencia africana siguen viviendo en las Américas.

En el siglo XIX la comunidad internacional empezó a entender que el comercio de los esclavos ya no era tolerable. El movimiento abolicionista Angloamericano inició el cambio de mentalidades. Personas y organizaciones respondieron a este llamamiento, publicando libros, panfletos y periódicos en favor de la causa. Fue el comienzo de un gran movimiento humanitario en el que un número de abolicionistas negros, como el grupo británico «los Hijos de África», cuyos miembros incluían a Olaudah Equiano (Gustavus Vassa) y Cugoano Ottobah, jugaron un gran papel.

El movimiento abolicionista cobró impulso, con grupos como los «Quakers» que trabajaron mucho a favor del cambio. Varios estados de los Estados Unidos, comenzando por Vermont en 1777, aprobaron leyes contra la trata de esclavos y la esclavitud, mucho antes de la legislación federal.

Un esfuerzo mundial también empezó a gestarse y muchas naciones firmaron tratados internacionales sobre el tema. En 1807 Gran Bretaña y Estados Unidos abolieron el comercio de esclavos transatlántico. Estas medidas sin embargo no significaron el fin de la esclavitud. Décadas más tarde, la Ley de Abolición de la Esclavitud de 1833 acabó con la esclavitud en Canadá, las Indias Occidentales Británicas y el Cabo de Buena Esperanza. Por su parte, la Ley de la esclavitud indígena se firmó en 1843. La esclavitud fue abolida en 1848 en Francia, en 1853 en Argentina, en 1863 en las colonias holandesas y los Estados Unidos y en 1888 en Brasil.La conmemoración anual del 25 de marzo es una oportunidad para honrar y recordar a aquellos que sufrieron y murieron a manos de la esclavitud, y una ocasión para concienciar al mundo de los peligros del racismo y la discriminación.

Con el fin de homenajear de forma más permanente a las víctimas, se ha erigido un monumento en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York, ubicado en la explanada frente a la entrada de visitantes, que se inauguró el 25 de marzo de 2015. El diseño ganador del monumento, “El arca del retorno” de Rodney Leon, un arquitecto norteamericano de origen haitiano, fue seleccionado a través de un concurso internacional y anunciado en septiembre de 2013.

Los visitantes pueden atravesar el Arca del Retorno para interactuar con sus tres elementos más importantes. El primero, «Conoce la tragedia», es un mapa en tres dimensiones que muestra la repercusión mundial de la trata transatlántica de esclavos. El segundo, «Reconoce el legado», es una figura humana a gran escala situada en frente de una pared con imágenes del interior de un barco de esclavos. Ilustra las condiciones extremas que sufrieron los millones de africanos que cruzaron el Atlántico. «No olvidemos», el tercer elemento, es un espejo triangular para que los visitantes puedan honrar la memoria de todos aquellos que perdieron la vida durante una de las etapas más lamentables de nuestra Historia.

El Arca del Retorno- Peaceboatoffice
  • Investigadora de la Universidad Veracruzana en el IIESES

Deja un comentario