Escultura de San Jorge y el dragón. El dragón está hecho de fragmentos de misiles nucleares soviéticos, SS-20, y estadounidenses, Pershing- Foto ONU, Milton Grant

Escultura de San Jorge y el dragón. El dragón está hecho de fragmentos de misiles nucleares soviéticos, SS-20, y estadounidenses, Pershing- Foto ONU, Milton Grant


En 2015 se cumplen 70 años de la utilización por primera y última vez de un arma nuclear en una guerra.

Pero este tipo de armamento existe: A este 2015, no se ha destruido físicamente ni una sola arma nuclear de conformidad con ningún tratado, bilateral o multilateral, y tampoco hay negociaciones en marcha sobre esta cuestión. Por el contrario, los países poseedores de armamento nuclear cuentan con programas de modernización de sus arsenales, de largo plazo y bien dotados de fondos, y la doctrina de la disuasión nuclear prevalece en sus políticas de seguridad, apunta la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en lo referente a la conmemoración en este año del “Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares”.

Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, remarcó en esta conmemoración: “la única garantía absoluta de que esas armas no se vuelvan a utilizar nunca es su eliminación total”

En la actualidad, más de la mitad de la población mundial vive en países que poseen armamento nuclear o forman parte de alianzas nucleares y existen unas 17,000 armas nucleares en el mundo.

La norma contra el uso de las armas nucleares (las más destructivas jamás creadas y que pueden tener costos humanos sin precedentes) se ha mantenido firme durante siete decenios, apuntó, pero aún cuando la comunidad internacional ha proclamado el objetivo de lograr un mundo libre de armas nucleares, “lamentablemente, hay cada vez más divisiones entre los Estados Miembros sobre el modo y el momento de alcanzar ese objetivo”, se dolió.

Esta división –recordó- quedó patente durante la Conferencia de Examen del Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares, en mayo de este 2015.

Ante este panorama exhortó a todos los Estados a que colaboren de manera constructiva para encontrar la forma eliminar las armas nucleares, porque esto “también liberaría enormes cantidades de recursos que podrían utilizarse para aplicar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.

El “Día Internacional para la Eliminación Total de las Armas Nucleares” fue implementado con el objetivo de concienciar a la población y a los dirigentes acerca de los beneficios reales de la eliminación de las armas nucleares y de los costos sociales y económicos derivados de su mantenimiento.

Tras la Reunión de Alto Nivel sobre Desarme Nuclear celebrada en la ONU el 26 de septiembre de 2013, la Primera Comisión de la Asamblea General, que trata las cuestiones de desarme, aprobó la resolución A/RES/68/32 en la que se hace un llamado a que «se inicien de forma urgente las negociaciones en el marco de la Conferencia de Desarme para la pronta conclusión de una convención general sobre las armas nucleares por la que se prohíban la posesión, el desarrollo, la producción, la adquisición, el ensayo, el almacenamiento, la transferencia, el empleo o la amenaza del empleo de armas nucleares y se disponga su destrucción».

La resolución también «declara el 26 de septiembre como el Día Internacional para la Eliminación Total dedicado a la promoción de este objetivo, entre otras cosas a través del aumento de la conciencia y los conocimientos del público respecto de la amenaza que representan para la humanidad las armas nucleares y la necesidad de su eliminación total, a fin de movilizar esfuerzos internacionales para alcanzar el objetivo común de un mundo libre de armas nucleares», y además « decide convocar, a más tardar en 2018, una conferencia internacional de alto nivel de las Naciones Unidas sobre el desarme nuclear a fin de examinar los avances logrados a este respecto».

En las Naciones Unidas, lograr el desarme nuclear a nivel mundial es uno de los objetivos más antiguos. De hecho, fue el tema de la primera resolución aprobada por la Asamblea General, en 1946, y ha formado parte de su agenda desde 1959, junto con el desarme general y completo. También ha sido una cuestión destacada en las Conferencias de las Partes encargadas del examen del Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares, celebradas en la ONU desde 1975. En el primer periodo de sesiones extraordinario dedicado al desarme, que tuvo lugar en 1978, se le dio una particular prioridad al desarme nuclear. Además, este tema siempre ha contado con el apoyo de todos los secretarios generales de la ONU.

La conmemoración de este Día en las Naciones Unidas es especialmente importante, teniendo en cuenta la universalidad de la Organización y su experiencia en tratar las cuestiones de desarme nuclear. Es el foro adecuado para abordar uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la humanidad: alcanzar la paz y la seguridad en un mundo sin armas nucleares.

La Resolución que implementa éste Día, fue aprobada en el seno de la Primera Comisión en votación, con 129 votos a favor, 28 en contra y 19 abstenciones. A continuación, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la resolución el 5 de diciembre de 2014 en una votación en la que se registraron 137 votos a favor, 28 en contra y 20 abstenciones.

Imagen: Una vista de la escultura titulada “Los Buenos Derrotan al mal”, presentada por la Unión Soviética en 1990, con motivo del 45 aniversario de las Naciones Unidas. Creada por Zurab Tsereteli, un nativo de Georgia, la escultura representa a San Jorge matando al dragón. El dragón fue creado a partir de fragmentos de misiles nucleares, SS-20 soviéticos y Pershing, de los Estados Unidos, que fueron destruidos en términos de las fuerzas nucleares de alcance intermedio conforme al Tratado de 1987. Este es un símbolo vívido de desarme. [1993]

Los comentarios están cerrados.