OK en el Boston Post

OK en el Boston Post


La expresión “OK”, tiene una historia llamativa, porque aparece por primera vez en letras de imprenta por una acción jocosa y se populariza por una campaña política.

El OK apareció por primera vez impreso, en la página dos del diario “The Boston Morning Post” (por entonces uno de los periódicos más populares de Estados Unidos) el 23 de marzo de 1839, en un artículo referido a un grupo fundado en 1838, el cual se oponía a una ley municipal de Boston (Massachusetts), que prohibía que sonaran las campanas para la cena.

El origen del término fue claramente demostrado por el lexicógrafo y etimólogo estadounidense Allen Walker Read, profesor de la Universidad de Columbia, en 1963, quien estaba obsesionado por encontrar el verdadero origen de esta alocución: OK. Para descubrirlo dedicó varios años a revisar archivos, hemerotecas y textos antiguos hasta que logró dar forma a la explicación que hoy es la que se tiene por cierta.

La autoría se atribuye a su editor, Charles Gordon Greene, en un texto con tono irónico:

The above is from theThe Providence Journal, the editor of which is a little too quick on the trigger, on this occasion. We said not a word about our deputation passing “through the city” of Providence.—We said our brethren were going to New York in the Richmond, and they did go, as per Post of Thursday. The “Chairman of the Committee on Charity Lecture Bells,” is one of the deputation, and perhaps if he should return to Boston, via Providence, he of the Journal, and his train-band, would have his “contribution box,” et ceteras, o.k.—all correct—and cause the corks to fly, like sparks, upward.

Es relevante que en este texto, “O.K.” se acompañe con la aclaración de que el significado es “all correct”; esto indica que en ese entonces no era una expresión del dominio público, confirmando su origen dentro del inglés estadounidense, y por lo mismo eliminando las especulaciones que apuntaban que “OK” derivó de la expresión escocesa “och aye”, o de la griega “ola kala” (está bien) o de la francesa “aux Cayes”, que refiere a un puerto haitiano famoso por su ron.

Hoy «OK» se usa como equivalente de las expresiones tradicionales en español «de acuerdo», «está bien» o «vale» para indicar conformidad. Se usa como adjetivo y adverbio.

ok
ok

En su sitio web, el diccionario de Oxford rechaza estas especulaciones y se inclina a la teoría de que se trata de una abreviación de “orl korrekt”, derivado de “all correct” (todo correcto), una expresión usada alrededor de 1830, cuando las faltas de ortografía jocosas estaban de moda.

Pero esa no fue la primera vez que se usó.

Se considera que el primer ejemplo escrito a mano del uso «moderno» del término data de 1815, registrado en el diario manuscrito de William Richardson, que viajaba de Boston a Nueva Orleáns un mes después de la batalla de Nueva Orleáns: «Arrived at Princeton, a handsome little village, 15 miles from N Brunswick, ok & at Trenton, where we dined at 1 P.M.».

Otros acrónimos del S XIX que no sobrevivieron

Revisando más ejemplares de este periódico, Allen Walker Read descubrió que un rasgo del editor de The Boston Morning Post, Charles Gordon Green, era inventar acrónimos jocosos que intencionalmente no correspondían con la ortografía, como: KY (´know yuse´, no use), OW (´oll wright´, all right). Esto justifica la idea de que OK no es otra cosa más que una abreviación jocosa de (´Oll Korrect´, all correct).

Curiosamente, ninguna otra de la abreviaciones jocosas publicadas por este diario logró sobrevivir, y quizá OK tampoco lo hubiera hecho de no haber sido por la estrategia de campaña de los demócratas en la elección de 1840; Martin Van Buren, entonces presidente, buscaba reelegirse y aprovechando que era conocido por el apodo de “Old Kinderhook”, en referencia al lugar en el que nació, hizo de la naciente expresión OK su eslogan, ya que transmitía la idea de “todo correcto” y al mismo tiempo eran las iniciales de su apodo.

Por esa época habían proliferado otras abreviaciones, por ejemplo NG para “no go” (no ir), GT para “gone to Texas” (ido a Texas) y SP para “small potatoes” (papas pequeñas).

Pero estas, tampoco sobrevivieron.

La “palabra” más usada en el mundo

OK se volvió la alocución más usada en el mundo, tanto que se calcula que se usa una vez por segundo y está presente en más de 600 lenguas y cantidad de dialectos. Es una abreviatura sin fronteras que incluso ha sido utilizada en la Luna (cuando en 1969, Buzz Aldrin y Neil Armstrong confirmaron a Houston que el módulo Eagle del Apolo 11 había llegado).

De hecho el uso de la mensajería telefónica, pero sobre todo el WhatsApp, han propiciado su uso extendido.

Deja un comentario