Origen del Día del Maestro


El origen del Día del Maestro es incierto, en cuanto a su motivación, pero muy bien definido en lo jurídico, porque a diferencia de otras festividades, ésta se encuentra inscrita en la legislación mexicana mediante un Decreto.

En 1917 se presentó ante el Congreso de la Unión una propuesta para que fuera instituido el Día del Maestro y que se estableciera el 15 de mayo, la cual se aprobó el 27 de septiembre del mismo año y se publicó el 3 de diciembre en el Diario Oficial de la Federación.

El Decreto fue firmado por Venustiano Carranza y tiene sólo dos artículos. El primero dice:

“Se declara día del Maestro el 15 de mayo, debiendo suspenderse en esa fecha las labores escolares”.

Así es que por eso no hay clases el 15 de mayo.

El artículo segundo, agrega que “en todas las escuelas se organizarán ese mismo día festividades culturales que pongan de relieve la importancia y la nobleza del papel social del maestro”.

Pero esto ya no se hace; cuando mucho se le organiza alguna comida a los mentores y los alumnos les llevan algún regalo.

Pues bien, con ese antecedente la primer celebración del Día del Maestro en México fue el 15 de Mayo de 1918.

Existen dos versiones sobre quien presentó la iniciativa, una de ellas refiere que fue el coronel Benito Ramírez García y el doctor Enrique Viesca Lobatón, ambos diputados.

Otra versión refiere que cuando se instaló la XXVII Legislatura del Congreso de la Unión, los diputados y profesores Basilio Vadillo, Adolfo Cienfuegos y Camus, Jesús Ibarra, Candor Guajardo y otros, presentaron la iniciativa para instituir el 15 de Mayo la celebración del día del Maestro.

Lo que sí, es que en ambas versiones se apunta que, para la propuesta se mencionó al maestro como factor decisivo del progreso de la nación y forjador del alma nacional, por la educación que impartía a las masas, además de que se consideró que los maestros fueron de los primeros en unirse al movimiento revolucionario de 1910 y que en 1915 los alumnos de la Escuela Nacional de Maestros abandonaron sus estudios para incorporarse a las fuerzas de Obregón.

 

La motivación para instaurarlo

 

Existen igualmente dos versiones que dan la motivación del porque instaurar un día del maestro.

Una de ellas, muy romántica, asienta que en San Luis Potosí, capital del estado del mismo nombre, un grupo de jóvenes se reunía, año con año, para celebrar el onomástico de uno de sus más queridos y viejos maestros llamado Isidro, al ser ese, el 15 de mayo, día de San Isidro Labrador.

Los jóvenes llegaban de todo el estado de San Luis Potosí, de otros estados de la República y en ocasiones hasta de fuera del país.

El ambiente era propicio para que una idea generosa echara fuertemente sus raíces en el corazón de las agradecidas generaciones. Sería necesario investigar hasta qué punto influyó el núcleo potosino para fijar aquella fecha del santoral de San Isidro Labrador como la dedicada a todos los maestros de México, apunta el profesor Sebastián Ramírez Morfín en su recuento que hace del día festivo.

También menciona que a la par es muy notable la coincidencia simbólica de este hecho, originado en la sentimentalidad, con el relativo al 15 de mayo, día de los Sembradores, lo cual es correlativo a que el maestro, también es sembrador de ideas en el gran surco de la vida.

La segunda motivación para instaurar ese día como el relativo a la celebración de los maestros en México, es que en esa fecha se dio la toma de Querétaro, triunfo con el cual el ejército republicano que apoyaba a Benito Juárez, prácticamente ganó la guerra que se inició cuando los franceses buscaron instaurar un imperio con Maximiliano de Habsburgo a la cabeza.

Sin embargo, no existe referencia de cómo se ligan ese batalla y los profesores.

El Día del Maestro se festeja en diferentes fechas en cada país, pero en 1994 la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) designó al 5 de octubre como el Día Mundial del Docente.

Deja un comentario