Sentimos que elegimos, pero no lo hacemos