Walter Rudolf Hess, Nobel por su descubrimiento de como funciona cada área del cerebro


Estimulando y destruyendo zonas determinadas del cerebro de perros y gatos mediante el uso de electrodos Walter Rudolf Hess descubrió que la sede de las funciones autónomas se encuentra en la base del cerebro, en la médula oblonga y en el hipotálamo, y por estos descubrimientos de la organización funcional del cerebro intermedio como coordinador de la actividad de los órganos internos obtuvo el Premio Nobel de Medicina y Fisiología de 1949.

El Premio fue compartido con el neurólogo portugués Antonio Caetano de Abreu Freire Egas Moniz -fundador de la moderna psicocirugía- por su descubrimiento del valor terapéutico de la leucotomía en cientos tipos de psicosis, técnica hoy totalmente desechada.

Walter Rudolf Hess nació en Frauenfeld, Suiza, el 17 de febrero de 1881. Su padre, médico de profesión, le permitió desde muy joven familiarizarse con los aparatos de su consulta. En 1900 completó el bachillerato e ingresó para estudiar Medicina en la Universidad de Zurich, en la que obtuvo su título de doctor en 1906.

Aunque sus primeros pasos fueron como ayudante cirujano, después se especializó en oftalmología, carrera que le resultó muy lucrativa: aún así, en 1912, a los treinta años de edad, decidió dejar la oftalmología y la lucrativa carrera que llevaba, para dedicarse a la investigación en el campo de la fisiología.

Como oftalmólogo, también fue talentoso y preciso, y diseñó un aparato para el examen de la coordinación oculomotora en pacientes con estrabismo.

Walter Rudolf Hess ingresó como asistente al Instituto de Fisiología de la Universidad de Zurich en 1912, bajo la tute-la del profesor Justus Gaule, defendiendo su tesis de doctorado justo un año después, la cual giró en torno la hemodinámica, un tema que también le apasionaba.

En 1917 fue nombrado director del Instituto Fisiológico de Zurich, donde desarrolló todo su trabajo de investigación y académico hasta 1951. En 1917, ya con el nombramiento de director, Hess se mantuvo como profesor, para continuar con su propia línea de investigación.

Aprovechando su nombramiento, en 1919 visitó Inglaterra para observar los métodos de trabajo y técnicas utilizados por los más eminentes fisiólogos del momento, entre los cuales se contaban Frederick G. Hopkins, Charles S. Sherrington y Henry H. Dale (futuros Premio Nobel en Medicina). Su interés se centraba al principio en la hemodinámica y la regulación de la respiración, pero más tarde se volcó en el estudio del sistema nervioso que regula las funciones vegetativas. Esto implicaba una profunda investigación del diencéfalo (tálamo o hipotálamo), la parte del cerebro donde residen dichas funciones, a cuya localización contribuyó Hess de manera decisiva mediante un mapa del cerebro.

Falleció en Zurich, Suiza, el 12 de agosto de 1973, dejando una muy importante escuela de investigación de la fisioogía y la medicina.

Deja un comentario