Ante el complicado panorama laboral que se vive en general en el mundo,  los egresados universitarios ya no pueden prepararse solo para ser empleados, sino tienen que adquirir las competencias necesarias para crear sus propias empresas, comentó en entrevista para el Foro Consultivo Científico y Tecnológico, el doctor Stephen Murray Kiernan, expresidente del Colegio de Consultores Internacionales en México.

 

“Los egresados de licenciatura ya no pueden conformarse con buscar un trabajo al concluir su carrera, tienen que aprovechar las ventajas que ofrece la actual era de desarrollos tecnológicos, con la idea de crear su propia empresa, en este sentido el marketing digital –utilización de estrategias de comercialización en medios digitales- juega un papel crucial, que puede ayudarlos a concretar una idea de negocio”, explicó el doctor Murray al término de su ponencia “Mercadotecnia en el siglo XXI: Una herramienta indispensable para conocer tu marca”, que impartió en el Congreso Internacional Multidisciplinario de la Innovación para el Desarrollo Tecnológico.

 

“Desde el último año de la licenciatura el estudiante debe pensar en la generación de una empresa, ya sea solo, con un grupo de compañeros de clase o inclusive, una empresa familiar. Se ha demostrado que los jóvenes de esta generación están cómodos con la velocidad de los cambios tecnológicos y con el desarrollo propio de la tecnología, pero tienen que pasar de ser solo consumidores a generadores de conocimiento y economía”, dijo el especialista, quien recientemente creó la Universidad de Liderazgo en México.

 

En el congreso organizado por el Tecnológico de Estudios Superiores de Chimalhuacán, el doctor Stephen Murray mencionó ante el auditorio los 10 mandamientos de la comercialización moderna, dirigidos a crear una interacción más cercana con los consumidores.

 

“No orientar a los clientes con datos que no deseen; ser veraz, no se puede mentir, exagerar o decir verdades a medias sobre productos o servicios; se debe respetar a los consumidores, ante todo es importante saber lo que es importante para ellos; facilitar que las personas encuentren la marca por medio de una comunicación adecuada; ser útil, al tener un medio directo para que la comunicación fluya entre empresa y cliente.

 

“La empresa debe facilitar la transmisión de reacciones y comentarios, tanto positivos como negativos; utilizar los términos que los clientes prefieran; escuchar a los clientes por medio de plataformas en línea; eliminar las barreras organizativas para una innovación rápida y colaborativa; y una marca es algo que se gana con el tiempo, tal como la reputación”, concluyó el especialista.