Anopheles albimanus mosquito, factor de malaria hunana- Wikipedia

Anopheles albimanus mosquito, factor de malaria hunana- Wikipedia


El paludismo en el mundo sigue causando hasta 755 mil muertes en el mundo, como consecuencia de que se tiene una probabilidad de hasta 283 millones de casos, anualmente, reporta la Organización Mundial de la Salud (OMS) durante el Día Mundial del Paludismo 2015

El Día Mundial del Paludismo fue instituido por los Estados Miembros de la OMS en la Asamblea de la Salud de 2007 y es una ocasión para poner de relieve la necesidad de invertir continuamente en la prevención y el control de la enfermedad y en mantener el compromiso político con este objetivo.

La OMS, con motivo del Día Mundial del Paludismo 2015, pide un compromiso de alto nivel para lograr un mundo sin paludismo. El tema, establecido por la Alianza Hacer Retroceder el Paludismo, es “Invertir en el futuro. Vencer el paludismo” y refleja los ambiciosos objetivos y metas definidos en un proyecto de estrategia para después de 2015 que se presentará a la Asamblea de la Salud.

El objetivo de la nueva estrategia consiste en reducir los casos de paludismo y las muertes por esta causa en un 90% para 2030, en comparación con las cifras actuales. En el último decenio cuatro países han conseguido la certificación de que están libres de paludismo, y la estrategia para después de 2015 fija el objetivo de eliminar la enfermedad en otros 35 países para 2030.

Aunque en los últimos años se han hecho enormes avances en la lucha contra el paludismo, la enfermedad sigue teniendo efectos devastadores en la salud y la subsistencia de la población mundial, y en particular de África, donde cada año se cobra la vida de cerca de medio millón de niños de menos de 5 años.

Ya existen instrumentos eficaces para prevenir y tratar el paludismo, pero se necesitan de forma urgente más fondos para ponerlos a disposición de las personas que los necesitan y para luchar contra la resistencia a los insecticidas y a los fármacos.

El paludismo, o malaria, es una enfermedad potencialmente mortal, causada por parásitos que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos infectados del género Anopheles, los llamados vectores del paludismo, que pican sobre todo entre el anochecer y el amanecer.

Sobre las cifras reales de casos de paludismo existe incertidumbre, provocada porque la mayoría de los casos no se diagnostican ni se registran.

Según las últimas estimaciones, en 2013 se produjeron 198 millones de casos de paludismo (con un margen de incertidumbre que oscila entre 124 millones y 283 millones) que ocasionaron la muerte de unas 584 000 personas (con un margen de incertidumbre que oscila entre 367 000 y 755 000). La tasa de mortalidad por malaria se ha reducido en más de un 47% desde el año 2000 a nivel mundial, y en un 54% en la Región de África de la OMS.

La mayoría de las muertes se producen entre niños que viven en África, donde cada minuto muere un niño a causa del paludismo. En África, la tasa de mortalidad por paludismo en niños se ha reducido desde 2000 en un porcentaje estimado del 58%.

En el mundo hay unas 20 especies diferentes de Anopheles que tienen importancia local. Todos las especies importantes como vector pican por la noche. Estos mosquitos se crían en agua dulce de poca profundidad (charcos, campos de arroz o huellas de animales). La transmisión es más intensa en lugares donde los vectores tienen una vida relativamente larga que permite que el parásito tenga tiempo para completar su desarrollo en el interior del mosquito, y cuando el vector prefiere picar al ser humano antes que a otros animales. Por ejemplo, la larga vida y la fuerte preferencia por los humanos que presentan las especies que actúan como vector en África son la causa de que más del 90% de las muertes por paludismo se registren en ese continente.