Niño con autismo hace papiroflexia, Xinhua/Veri Sanovri (archivo)

Niño con autismo hace papiroflexia, Xinhua/Veri Sanovri (archivo)


Al conmemorarse este 2 de abril el “Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo”, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) anunció que se calcula más del 80% de los adultos con autismo están desempleados.

La misma instancia apuntó que las investigaciones indican que los empleadores están dejando escapar capacidades que se presentan de forma más habitual entre personas con trastornos del espectro autista, como una mayor competencia en el patrón de reconocimiento y en el razonamiento lógico, así como una mayor atención al detalle, a diferencia de los trabajadores «neurotípicos».

“Este tipo de cualidades hacen que estas personas sean las más indicadas para determinados trabajos, como las pruebas de software, el registro de datos, el trabajo de laboratorio o la corrección de pruebas, entre otros”, puntualiza la ONU.

Esto se genera porque existe: una escasez de formación profesional, un apoyo insuficiente a la inserción laboral y una discriminación generalizada.

Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, añadió que esta fecha también es una invitación a quienes formulan las políticas para que alienten a las escuelas a que abran sus puertas a los estudiantes con autismo. “Con el apoyo adecuado, pueden ―y deben― ser educados en el núcleo de sus comunidades”, apuntó antes de enfatizar que “ha llegado el momento de incrementar aún más el acceso y las oportunidades de trabajo de las personas con autismo”.

En el “llamado a la acción” emitido por la ONU para que tanto las empresas como los sectores gubernamentales pidió a estos que “examinen con mayor detenimiento el modo en que perciben a las personas con autismo, se preocupen de informarse sobre este trastorno y creen oportunidades que permitan cambiar vidas”.

Las personas con autismo –remarcó- tienen un enorme potencial: “La mayoría tiene extraordinarias habilidades visuales, artísticas o académicas. Gracias al uso de tecnologías de apoyo, las personas con autismo no verbal pueden comunicarse y compartir sus capacidades no aparentes. Reconocer el talento de las personas en el espectro autista, más que centrarse en sus debilidades, es esencial para crear una sociedad que sea verdaderamente inclusiva”.

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró por unanimidad el 2 de abril como Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo para poner de relieve la necesidad de mejorar la calidad de vida de los niños y adultos autistas, para que puedan tener una vida plena y digna.

El autismo –define la ONU- es una discapacidad permanente del desarrollo que se manifiesta en los tres primeros años de edad y se deriva de un trastorno neurológico que afecta al funcionamiento del cerebro, que afecta principalmente a los niños de muchos países, con independencia de su sexo, raza o condición socioeconómica, y que se caracteriza por deficiencias en la interacción social, problemas en la comunicación verbal y no verbal y patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidos y repetitivos

La tasa del autismo en todas las regiones del mundo es alta y tiene un terrible impacto en los niños, sus familias, las comunidades y la sociedad.

Puede traer importantes dificultades económicas a las familias, dada la falta de recursos de salud en los países en desarrollo. La estigmatización y la discriminación asociados con estas enfermedades también siguen siendo obstáculos importantes para el diagnóstico y tratamiento. La ausencia de trastornos del espectro del autismo y otros trastornos mentales entre los niños de las listas de las principales causas de muerte ha contribuido a su abandono a largo plazo tanto por los responsables políticos en los países en desarrollo, así como de los donantes.