Volcaçán Popocatépetl- Erik Gómez Tochimani

Volcaçán Popocatépetl- Erik Gómez Tochimani


La mancha urbana, formada por un crecimiento desordenado de las ciudades, cada vez se expande más en el territorio mexicano. Particularmente en el caso del estado de Nayarit, la invasión ha llegado  hasta las zonas donde hay volcanes en crecimiento, lo que representa un potencial peligro, señaló el doctor en ciencias en el área de geología, Hugo Delgado, durante la conferencia “¿Qué tal un taco de piedra volcánica?”, que impartió en el marco del 5to. Encuentro con la Tierra que se desarrolló en la calle Jaime Torres Bodet, de la colonia Santa María la Ribera de la Ciudad de México.

 

“Lo que tenemos que hacer es darnos cuenta dónde están los volcanes activos, estudiarlos y saber el tipo de actividad que desarrollan. Las ciudades que claramente están al pie de volcanes o invadiendo sus laderas son Tepic (Nayarit) y también Guadalajara (Jalisco), que invade la Sierra de la Primavera. Además de los desarrollos inmobiliarios que ya invaden los volcanes, son bien conocidas varias comunidades que tienen una gran cercanía con volcanes como algunas poblaciones en Puebla y en Amecameca (Estado de México).

 

“Se han realizado algunos estudios, pero con un carácter muy general, y lo que se requiere son análisis más especializados y mucho más intensivos porque hay mucha gente bajo riesgo, pero en casos tan particulares como los descritos, que involucran a capitales de estados de la República y capitales regionales económicas, se requiere una atención muy especial”, expuso el doctor Delgado en entrevista para el Foro Consultivo Científico y Tecnológico.

 

La mayor responsabilidad de los vulcanólogos no es detener la actividad eruptiva, porque eso es imposible, pero lo que sí podemos hacer a partir de reconocer la historia volcánica de nuestro país, es anticipar la actividad que pudiera presentarse a lo largo y ancho de nuestro territorio por medio de herramientas tecnológicas, indicó el científico quien ha realizado estudios de volcano-tectónica en la región de Chapala, Jalisco.

 

“Prácticamente toda la ciudad de Tepic está rodeada de volcanes, uno puede encontrar al volcán San Juan, pero enfrente de éste también se encuentra el de Sangangüey, por el otro costado igualmente se ubica el volcán Tepetiltic y el de la Primavera, que es un sistema volcánico grande y complejo que es el que ya está siendo invadido por la mancha urbana. Por ello, es muy importante advertir a la gente que debe tener cuidado porque estos volcanes pueden despertar en un momento dado y eso puede cambiar completamente la vida cotidiana tal como se conoce.

 

“Hay otros volcanes que son bastante más jóvenes en nuestro país, como el Ceboruco que se encuentra también en Nayarit y que hasta hace mil años tuvo una erupción explosiva, pero este volcán es todavía un jovenzuelo, porque todavía no se ha destruido. Los grandes volcanes como el Pico de Orizaba, el Popocatépetl, el Nevado de Toluca, incluso el volcán de Fuego de Colima se han destruido muchísimas veces. En el caso del Popocatépetl se ha destruido cuatro veces, por eso decimos que tenemos cinco volcanes, pero el Ceboruco es muy joven, tiene apenas 50 mil años”, indicó el  corresponsal mexicano del Servicio Mundial de Monitoreo de Glaciares de la Asociación Internacional de Ciencias Hidrológicas de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

 

Toda esta actividad volcánica que existe en nuestro país, se explica por las placas tectónicas que cruzan el territorio: la Norteamericana, la del Pacífico y la de Cocos, que continuamente chocan y se separan, y en esa interacción tan dinámica del planeta es como se generan los volcanes, explicó el doctor Hugo Delgado.