A 13,100 millones de años luz, z8-GND-5296, la Galaxia más lejana conocida, del 23 de octubre de 2013 al 4 de marzo de 2016

Representación de la galaxia más distante z8_GND_5296- V TILVI, S L FINKELSTEIN, C PAPOVICH, AND THE HUBBLE HERITAGE TEAM


Formada cuando el Universo tenía tan sólo 700 millones de años, la galaxia z8-GND-5296, fue presentada como la galaxia más lejana y las más antigua detectada, el 23 de octubre de 2013.

Ese día le quito el récord de la galaxia más lejana a la Abell 1835 IR 1916, que lo había ostentado desde el 1 de marzo de 2004.

z8-GND-5296 mantuvo su posición de la más antigua, hasta el 7 de agosto de 2015, cuando fue presentada EGSY8p7, la cual sería desplazada como la más lejana por galaxia GN-z11, creada solo 400 millones de años después del Big Bang (hace 13,400 millones de años).

El descubrimiento fue realizado por un equipo de astrónomos de la Universidad de Texas, en Austin, lidereados por Steven Finkelstein, con base a imágenes iniciales tomadas por el Telescopio Espacial Hubble, el cual identificó mediante imágenes infrarrojas a 43 candidatos a esta denominación de la galaxia más antigua detectada y se difundió en la revista Nature del 24 de octubre del 2013.

El descubrimiento se confirmó con las observaciones realizadas con el sofisticado espectrógrafo MOSFIRE del Telescopio Keck en Hawaii, con el cual se pudo determinar que la luz emitida por z8-GND-5296 corresponde a cuando el Universo tenía sólo un 5% de su edad actual, de 13,800 millones de años, esto es tanto sólo 700 millones de años después del Big Bang.

“Y lo que la hace única comparada con otros descubrimientos similares es que su distancia ha podido ser confirmada por un espectrógrafo”, afirmó el astrónomo Bahram Mobasher de la Universidad de California, uno de los miembros del equipo que publica su hallazgo en la revista Nature.

“Podemos hacernos una idea de las condiciones de cuando el universo tenía sólo un 5 por ciento de su edad actual de 13,8 millones de años,” dijo Casey Papovich de la Universidad de Texas, segundo autor del estudio.

“Queremos estudiar galaxias muy distantes para aprender cómo cambian con el tiempo”, dijo Finkelstein. “Esto nos ayuda a entender cómo la Vía Láctea llegó a su estado actual”.

Sin embargo, y atendiendo a un dicho popular, “El diablo está en los detalles”, por lo cual cuando se trata de hacer conclusiones sobre la evolución de las galaxias, los astrónomos deben emplear los métodos más rigurosos y utilizar los instrumentos más poderosos para medir las distancias a las mismas con el fin de entender en qué época de la universo que se ven.

Con el fin de determinar con precisión la distancia de las galaxias, los astrónomos utilizan espectroscopía para medir la cantidad de longitudes de onda de luz de una galaxia que se han desplazado hacia el extremo rojo del espectro por encima de sus viajes de la galaxia a la Tierra. Este fenómeno se llama “corrimiento al rojo”(redshift), y se debe a la expansión del universo.

El equipo utilizó el telescopio de Keck I Observatorio Keck en Hawai, uno de los dos telescopios ópticos / infrarrojos más grandes del mundo, para medir el corrimiento al rojo de z8_GND_5296 en 7.51, lo cual significa que esta galaxia proviene de una época a solo 700 millones de años después del Big Bang.

Keck I fue equipado con el nuevo instrumento MOSFIRE, que hizo posible la medición, dijo Finkelstein. “El equipo está muy bien. No sólo es sensible, puede mirar varios objetos a la vez “, dijo, lo que permitió a su equipo observar 43 galaxias en sólo dos noches en el Observatorio Keck y obtener las observaciones de la más alta calidad posible.

Además de su gran distancia, las observaciones del equipo mostraron que la galaxia z8_GND_5296 está formando estrellas muy rápidamente a una velocidad 150 veces más rápido que nuestra galaxia, la Vía Láctea. “Estos descubrimientos aportan pistas sobre el nacimiento del Universo y sugieren que puede albergar zonas con una formación de estrellas más intensa de la que se creía”, afirmó Finkelstein.

Además de sus estudios con Keck, el equipo también observó z8_GND_5296 en el infrarrojo con el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA. Spitzer midió la cantidad de oxígeno ionizado que la galaxia contiene, lo que ayuda a precisar la tasa de formación de estrellas. Las observaciones de Spitzer también ayudaron a descartar otros tipos de objetos que podrían hacerse pasar por una galaxia muy lejana, como una galaxia más cercana que es particularmente polvoriento.

Otros miembros del equipo son: Bahram Mobasher de la Universidad de California, Riverside; Marcos Dickinson, del Observatorio Nacional de Astronomía Óptica; Vithal Tilvi, de Texas A & M, y Keely Finkelstein y Mimi Canción de UT-Austin.

Notas relacionadas:

– La Galaxia más lejana encontrada en 2004, que tuvo ese récord sólo dos semanas

– La galaxia Abell 1835 IR 1916 se convierte en la más lejana observada a 13,230 millones de años luz

La imagen es una representación artística de la galaxia más distante z8_GND_5296. (La galaxia se ve en rojo en la imagen del telescopio espacial Hubble real, porque la luz azul de las estrellas colectiva quedan desplazadas hacia colores más rojos debido a la expansión del universo y su gran distancia de la Tierra.)

Deja un comentario