El derecho feménino al voto en EE.UU.

El derecho feménino al voto en EE.UU.


El 26 de agosto de 1920 el Congreso de los EEUU aprobaba la Decimonovena Enmienda a la Constitución, que estipula que ni los estados de los Estados Unidos ni el Gobierno Federal pueden denegarle a un ciudadano el derecho de voto a causa de su sexo. Las mujeres norteamericanas se ganaban así su derecho al sufragio. Casi un siglo después, las mujeres de Arabia Saudita se preparan para votar por primera vez el próximo mes de diciembre.

En medio de estas dos fechas, se han sucedido miles de historias a lo largo y ancho del mundo para extender el derecho al sufragio femenino.  En 1776 el Estado de Nueva Jersey (EE UU) autorizó accidentalmente el primer derecho al voto femenino (se usó la palabra “personas” en lugar de “hombres”), pero se abolió en 1807.

Sin embargo, el voto feménino sin restricciones se dio por primera vez en la historia del mundo, en Nueva Zelanda, en las Elecciones Generales celebradas el 28 de noviembre de 1893, gracias al movimiento liderado por Kate Sheppard

Durante el siglo XIX, el movimiento internacional por la reivindicación del derecho al sufragio femenino fue alentado y desarrollado por las mujeres sufragistas. Fue una corriente reformista social, económico y política que promovía la extensión del derecho a votar a las mujeres.

Este derecho fue reconocido como universal ya en el siglo XX,  a través de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

En España fue reconocido por la Constitución de 1931 pero las mujeres no lo pudieron ejercer hasta las elecciones generales de noviembre de 1933.

En México, fue hasta el 3 de junio de 1955 que por primera vez las mujeres emitieron su voto en unas elecciones federales, el proceso para integrar la XLIII Legislatura del Congreso de la Unión.

Todavía hoy algunos países mantienen restricciones totales o parciales al voto femenino, como por ejemplo Arabia Saudita, Brunéi o los Emiratos árabes Unidos.

Los comentarios están cerrados.