El 19 de octubre de cada año, se conmemora el Día Mundial del Cáncer de Mama, el cual es el carcinoma más común entre las mujeres de todo el mundo –16% de los tumores femeninos– y que afecta en menor grado a los hombres (apenas el 1% de los casos). En México este mal se convirtió en la primera causa de muerte de mujeres y la enfermedad neoplásica femenina más frecuente en el país (desde 2007 superó al cérvico-uterino).

Su incidencia entre las mujeres de todo el mundo crece, debido a la mayor esperanza de vida, el aumento de la industrialización y la adopción de modos de vida occidentales, pero también está aumenta su tasa de supervivencia, que alcanza el 80% en América del Norte, Suecia y Japón.

La piedra angular del control del cáncer de mama sigue siendo la detección precoz, cuyo objetivo es mejorar el pronóstico y la supervivencia de los pacientes, por lo cual se mantiene la recomendación sobre la autoexploración mamaria para fomentar la toma de conciencia entre las mujeres en situación de riesgo.

Primeros casos referidos

La descripción más antigua del cáncer -aunque sin utilizar este nombre- se encuentra en el papiro Edwin Smith, de Egipto, del año 1600 a. c., aproximadamente.

Este documento describe 8 casos de tumores o úlceras del cáncer que fueron tratados con cauterización, con una herramienta llamada \’la horquilla de fuego\’, pero también apunta que «No existe tratamiento» cuando el tumor es sangrante, duro e infiltrante.

De los casos descritos, por lo menos, uno corresponde a un hombre.

Sobre el mal –e igualmente en Egipto- también se hacen descripciones en el papiro Ebers.

Más recientemente Hipócrates describe varios casos y apunta que las pacientes con el cáncer extendido y profundo no deben ser tratadas pues viven por más tiempo.

Los avances reales en el tratamiento del cáncer de mama se dieron hasta el siglo XVII, cuando la ciencia médica logró mayor entendimiento del sistema circulatorio, pues se pudo determinar la relación entre el cáncer de mama y los nódulos linfáticos axilares. El cirujano francés Jean Louis Petit (1674-1750) y posteriormente el cirujano Benjamín Bell (1749-1806) fueron los primeros en remover los nódulos linfáticos, el tejido mamario y los músculos pectorales, abriendo el camino a la mastectomía moderna.

Bell es el autor de la obra más importante en esta materia de su época: Tratado de las enfermedades del seno y de la región mamaria. Su senda de comprensión y avance fue seguida por William Stewart Halsted que inventó la operación conocida como \’mastectomia radical de Halsted\’, procedimiento que ha sido popular hasta el fin de la década de los setentas del siglo XX.

Notas relacionadas:

Los satélites, vía rápida para la detección del cáncer de mama

Un medicamento experimental consigue la remisión en el 50% de pacientes con cáncer de mama

Veneno de avispa para curar el cáncer de mama

Asociación entre el alto nivel de colesterol y el cáncer de mama

Las mamografías reducen la mortalidad por cáncer de mama

La ruta que siguen las células del cáncer de mama para invadir otros tejidos

Dos genes modulan el riesgo de cáncer de mama y ovario: Estudio de 55 grupos en todo el mundo

Un gen que protege del cáncer de mama y ovario es clave en el desarrollo del cerebro

– Minigenes para diagnosticar y prevenir el cáncer de mama y ovario hereditarios

El colesterol alto fomenta el crecimiento del cáncer de mama

– Desarrollan en México novedosa técnica para diagnosticar el cáncer de mama

– Un tratamiento para el cáncer de mama aumenta la supervivencia en 20% (VIDEO)

– Internet ayuda a los pacientes con cáncer de mama a tomar mejor la enfermedad

– El Yodo molecular contenido en las algas marinas, efectivo frente al cancer de mama

Dispositivo de diagnóstico rápido para cáncer de mama

Aprueban en EEUU nuevo tratamiento contra cáncer de seno

Identifican seis proteínas que se coordinan para favorecer el cáncer de mama

– Mujeres jóvenes presentan cáncer de mama, Silva Cañetas

Científicos mexicanos descubren tratamiento contra cáncer de mama

Deja un comentario