El domingo 3 de noviembre de 2013 se producirá un raro fenómeno astronómico, un eclipse de Sol híbrido, que en algunos lugares comenzará siendo anular para después ser total y otra vez anular, dependiendo del punto del que se observe, es como se verá.

El eclipse será visible en la costa Norte de América del Sur, el Este de los Estados Unidos, el Sur de Europa y África.

La mayoría de los eclipses de Sol son parciales, en los que la Luna tapa parcialmente al astro rey. En los eclipses anulares la Luna está alejada de la Tierra, se ve pequeña y, al pasar justo por delante del Sol no lo tapa por completo y crea un curioso anillo de luz. En los eclipses totales, aún menos frecuentes, la Luna está un poco más cerca y aparenta tener el mismo tamaño que el Sol, de manera que lo tapa completamente. Los híbridos combinan estas dos últimas opciones.

Óscar Martín Mesonero, presidente de la Organización Salamantina de la Astronáutica y el Espacio (OSAE), y gran aficionado a perseguir eclipses por todo el mundo,  refirió que “de cada 20 eclipses sólo uno es híbrido. Empieza en anular, después pasa a total y acaba en anular”.

Lo curioso es que en este caso comenzará en anular para pasar a total y terminar así “y esto sólo sucede una vez cada 450 eclipses híbridos”, lo cual hace que el fenómeno del próximo 3 de noviembre sea realmente extraordinario. Tanto que hasta el años 2160 no se podrá observar otro de estas características.
Óscar Martín Mesoneroviajará hasta Kenia para ‘cazar’ este evento tan especial. junto con otros dos salmantinos, en una expedición organizada por el grupo SAROS, aficionados a la Astronomía que se dedican a “cazar eclipses” por todo el mundo. Como ‘cazador’ experimentado, Óscar Martín ha observado numerosos eclipses en los últimos años: en Austria en 2012, en la Polinesia Francesa en 2010, en China en 2009, otro más en China en 2008 y 2006 en Egipto. Por lo tanto, el de Kenia será su sexto eclipse total de Sol.

El grupo, que sale de España el 31 de octubre, llegará a Nairobi el día 1 de noviembre y se trasladará el día 2 hasta la cuidad Lodwar, para recorrer por tierra 65 kilómetros hasta el Lago Tukarna, lugar en el que observará el acontecimiento.

“Será una expedición complicada, puesto que desde nuestro lugar de observación solamente tendremos una banda de sombra de poco más de 14 kilómetros de ancho con movilidad aceptable, cuando lo normal es que haya una banda de sombra de 120 kilómetros, comenta el presidente de OSAE.

¿Por qué trasladarse a un lugar tan remoto para ver el fenómeno? En la mayor parte del mundo no se verá el eclipse en su forma total e incluso en este punto los expedicionarios sólo podrán disfrutar de 11 segundos de eclipse total si se sitúan en el punto más céntrico. “Unos pocos kilómetros de desvío significarían varios segundos menos de totalidad, y en un eclipse tan corto, no podemos sacrificar segundos en vano”, afirma.

Por otra parte, todo parece indicar que las condiciones meteorológicas serán las adecuadas para observar el eclipse desde el Lago Tukarna. “Los estudios estadísticos indican que desde nuestro punto de observación habrá menos nubes que en el resto de Kenia”, añade.

 Zona del eclipse híbrido de Sol de 2013. Imagen: Michael Zeiler-OSAE.

Zona del eclipse híbrido de Sol de 2013. Imagen: Michael Zeiler-OSAE.

Deja un comentario