México, internet

México, internet


Érika Rodríguez

Son diversas las posturas que trazan la historia de cómo llegó Internet a México, debido a que corresponde a numerosas instituciones involucradas en la gestión, introducción y vinculación del equipo requerido para la instalación de Internet a lo largo del territorio mexicano.

Erik Sigfrido Huesca Morales, quien es doctor en inteligencia artificial por parte de la Universidad de California en Berkeley, Estados Unidos, relató que él formó parte del equipo implicado en este proyecto, al ser integrante del comité de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y posteriormente del Laboratorio Nacional de Informática Avanzada (Lania), en Xalapa, Veracruz.

“Llevar a cabo la primera instalación de Internet en México corresponde a un proyecto titánico. No quiero ponerme como el único, puesto que fuimos un gran equipo compuesto por muchos involucrados, tanto de la política pública como de universidades públicas y privadas. Porque de no haber estado el apoyo de la Secretaría de Educación Pública (SEP), entonces la Subsecretaría de Educación Superior de Investigación Científica (SESIC), y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), no hubiera habido dinero para enviar enrutadores y computadoras”, describió.

HEAD internet0916

Huesca Morales, quien además es presidente de la Fundación para el Conocimiento y la Cultura Digital (Funco), refirió que algunas de las instituciones educativas involucradas en el proyecto fueron la UNAM, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) y la Universidad Técnica Latinoamericana de Puebla.

“En 1989, un equipo entusiasta de bibliotecas e ingeniería en el Tec de Monterrey solicitó efectuar un proyecto para conectarse con sus colegas en la Universidad de Austin, Texas. Esto ocasionó que el Conacyt se interesara en el proyecto. Entonces hubo un triunvirato entre el ITESM, el Conacyt y la UNAM. En ese entonces, Conacyt estaba dentro de las instalaciones de Ciudad Universitaria (CU)”, relató.

Primeras salidas de Internet en 1989

El doctor Erik Huesca Morales señaló que resultado del acuerdo se formó un comité de la Red Mexicana, en donde se articularon las diferentes salidas de Internet, siendo que la primera salida satelital fue instalada en la UNAM, en el área de Astronomía, y la primera salida terrestre se colocó en el ITESM en Monterrey, por un enlace telefónico de módem de 19.2 kbps hacia la Universidad de Austin, Texas.

“Se otorgó una dirección para el ITESM, otra para la UNAM y otra compartida para el resto de las universidades. En un principio, se pensó que las redes quedarían hasta ahí, pero contamos con la intervención oportuna de Gustavo Flores y Horacio Galván, quienes lograron que la SESIC se involucrara en un proyecto llamado Rutic”, refirió.

Todas las universidades públicas de México con Internet en 1992

Aseveró que a través de dicho proyecto, que es la Red Universitaria de Teleinformática y Telecomunicaciones (Rutic), se otorgó el presupuesto para que todas las universidades públicas del país contaran con un enlace satelital, un enrutador y un equipo que funcionara de servidor de nombres de dominio y de correo.

Dr. Erik Huesca Morales.

Dr. Erik Huesca Morales.

“En ese entonces no había una oferta de los operadores de telecomunicaciones. Entonces, se decidió hacer una red satelital cuyo nodo era la Universidad de Guanajuato. Entre 1989 y 1991 nos dedicamos a ir a las universidades para capacitar sobre su propia red de Internet.”, describió Huesca Morales.

El doctor Huesca Morales reseñó que para 1992, todas las universidades públicas ya contaban con Internet. Fue en 1993 cuando Conacyt a través del Centro de Investigación e Innovación en Tecnologías de la Información y Comunicación (Infotec) creó la Red Tecnológica Nacional, la cual se hizo cargo del gasto de todos los enlaces de las redes de Internet. De esa manera se volvió a estructurar una Red Nacional Tecnológica con los nodos ya existentes de las universidades.

“Entre los primeros nodos de las redes de Internet de universidades se encuentra la UAZ, a través del ingeniero Manuel Haro Márquez y el doctor Óscar Pérez Veyna; otra fue la Universidad de Guadalajara, con Jeffrey Fernández Rodríguez y Alejandro Martínez Varela”, contó.

El doctor Huesca Morales destacó la importancia de la participación de la SESIC al apoyar con los recursos económicos para equipar con enrutadores y computadoras todas las universidades públicas. “Estamos hablando de los inicios de los años 90, cuando costaban muchísimo dinero. Era un sacrificio institucional comprar equipos como esos. No es como ahora que vamos a una tienda cercana en nuestra ciudad y adquirimos un enrutador para nuestra propia casa. Sin embargo, hubo un presupuesto especial”, detalló.

Huesca Morales informó la existencia en ese entonces de un fideicomiso entre la SEP y la UNAM, que se encargó de continuar con el equipamiento en las universidades y la capacitación al personal.

“Muchos de mis compañeros que se unieron a este esfuerzo del posicionamiento de Internet en México hoy en día son grandes gerentes de empresas de telecomunicaciones. Todos crecimos igual, jalando cables, soltando interfaces, haciendo configuraciones, creando cuentas de Internet, ‘evangelizando’ a la comunidad universitaria para convencerla de que necesitaba utilizar el correo electrónico”, rememoró.

El primer dominio comercial en México

El doctor Huesca Morales refirió que en sus inicios la construcción de la red de Internet en México fue con fines exclusivamente académicos y universitarios. “Posteriormente, el 5 de abril de 1992, durante una reunión en el Colegio de Posgraduados de la Universidad de Chapingo, se aprobó la creación del primer dominio comercial ‘.com.mx’ de México, con la finalidad de otorgarlo a la empresa Volkswagen, ya que utilizaba correo electrónico por Internet entre México y Alemania”, historió.

1994, Internet llama la atención de la sociedad mexicana

El doctor Erik Huesca Morales mencionó que la atención de la sociedad mexicana sobre Internet fue en 1994, cuando José Ángel Gurría llegó a declarar que la guerra de Chiapas no era más que una “guerra de papel y de Internet”. “Fue entonces cuando la gente se interesó por Internet y este se convirtió en un producto. Telmex adquirió las direcciones y hoy lo comercializa como un producto de los operadores de telecomunicaciones”, describió.

Internet de las cosas como una plataforma de desarrollo nacional

Por su parte, el doctor en ciencias con especialidad en comunicaciones y electrónica José Guadalupe Arceo Olague, docente de la Universidad Autónoma de Zacatecas, expuso que uno de los elementos del movimiento de Internet de las cosas surge de la orientación o visión de Internet, así como del procesamiento de datos y su aplicación en la vida humana. Especificó que las tendencias actuales marcan que para el 2020, a nivel mundial estarán conectados siete dispositivos por cada persona.

“La oportunidad para nuestro país se encuentra en líneas del desarrollo de tendencia actual como Internet de las cosas, big data, minería de datos, ciudades inteligentes, cómputo en la nube, soluciones tecnológicas gubernamentales, plataformas empresariales, seguridad cibernética, sin faltar la amplia gama de proyectos de aplicaciones móviles”, nombró.

Erik Huesca Morales, a través de la Fundación para el Conocimiento y la Cultura Digital, promueve la importancia de la aplicación de nuevas ideas por parte de los jóvenes en la sociedad.

“En China, comenzaron con el uso de Internet en 1996, es decir, siete años después que nosotros en México; sin embargo, ni mi generación ni la siguiente creció con un notable desarrollo tecnológico. Es por eso que yo invito a los jóvenes a que trabajen en nuevas ideas que puedan aplicar a la sociedad. Lo que viene en el futuro no muy próximo es el movimiento de Internet de las cosas”, refirió.

Zacatecas, Zacatecas (Agencia Informativa Conacyt)