Johann Phillipp Reis, el real inventor del "teléfono"; incluso Edison lo reconoció

El teléfono de Johann Philipp Reis


Johann Phillipp Reis nació en Gelnhausen, Renania del Norte-Westfalia, de la entonces Prusia, el 7 de enero de 1834, hijo de un panadero; fue científico autodidacta e inventor y construyó en 1861 un aparato con el cual se podía transmitir el sonido hasta una distancia de 100 metros, transformando las ondas sonoras en electromagnéticas,  reconvirtiéndolas en el otro extremo a sonidos, y hasta una distancia de 100 metros, al cual llamó teléfono.

El invento es anterior al desarrollado y patentado por Alexander Graham Bell (quien presentó la solicitud de patente dos años después de la muerte de Reis, el 14 de enero de 1876) estudió la conversión de los sonidos en impulsos eléctricos. Creó, antes que G. Bell, un dispositivo que permitía la transmisión del sonido a distancias de hasta 100 m, al cual bautizó con el nombre de teléfono.

Ni la Sociedad de Física de Frankfurt an Main en 1861, ni la Universidad de Giessen en 1864 donde presentó su invento le dieron mucha trascendencia.

En 1862, Reis mostró su teléfono a Wilhem von Legat, inspector de la compañía real prusiana de telégrafos, el cual escribió una descripción del aparato, una traducción de este relato fue obtenida por Thomas Alva Edison en 1875 y fue utilizada en el desarrollo exitoso del micrófono de carbono de Edison.

Edison reconoció su deuda con Reis, en esta nota:

El primer inventor del teléfono fue Johann Phillip Reis de Alemania, no solamente era un aparato articulador de notas musicales. La primera persona en presentar públicamente un teléfono para la transmisión del lenguaje articulado fue Alexander Graham Bell. El primer teléfono comercial práctico para la transmisión del lenguaje articulado fue inventado por mí mismo. Los teléfonos usados en todo el mundo son míos y de Bell. Mi aparato se utiliza para la transmisión, el de Bell se utiliza para la recepción. (Edison 2006, [LB020312 Taem 83:170])

De todas formas el teléfono de Reis no se limitaba solamente a emitir notas musicales. Reis también usó su teléfono para transmitir su frase: “el caballo no come ensalada de pepino”, que en alemán es difícil de entender acústicamente, para probar que su voz podía ser reconocida desde el otro lado con éxito.

Johann Phillipp Reis falleció el 14 de enero de 1874, de tuberculosis, pocos días después de cumplir los 40 años.

Deja un comentario