Juno orbitando Júpiter- NASA

Juno orbitando Júpiter- NASA


Después de un viaje de casi cinco años al planeta más grande del sistema solar, la nave espacial Juno de la NASA entró con éxito en la órbita de Júpiter durante un encendido del motor de 35 minutos. La confirmación de que el encendido se había completado fue recibida en la Tierra a las 3:53 horas del meridiano de Greenwich, la madrugada del martes 5 de Julio.

Eran las 23:53 horas del tiempo del este en Estados Unidos. “El Día de la Independencia siempre hay algo que celebrar, pero hoy tenemos otra razón para celebrar – Juno está en Júpiter”, dijo el administrador de la NASA Charlie Bolden. “Con Juno, investigaremos las incógnitas de los cinturones de radiación de Júpiter a fondo no sólo en el interior del planeta, sino la forma en que Júpiter nació y cómo evolucionó en todo nuestro sistema solar”.

La confirmación de la exitosa inserción orbital se recibió con datos de seguimiento de Juno monitorizados en la instalación de navegación del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL) en Pasadena, California, así como en el centro de operaciones de Lockheed Martin de Juno en Littleton, Colorado. Los datos de telemetría y seguimiento fueron recibidos por las antenas de la Red del Espacio Profundo de la NASA en Goldstone, California, y en Canberra, Australia.

“Esta es la única vez que no me importa estar atrapado en una habitación sin ventanas en la noche del 4 de Julio”, dijo Scott Bolton, investigador principal de Juno del Instituto de Investigación del Suroeste en San Antonio. “El equipo de la misión hizo un gran trabajo. La nave también. Es un gran día “.

Las actividades planeadas por anticipado que llevaron al encendido del motor para la inserción orbital incluyeron el cambio de inclinación de la nave espacial para apuntar el motor principal en la dirección deseada y luego aumentar la velocidad de rotación de la nave espacial de 2 a 5 revoluciones por minuto para ayudar a estabilizarlo.

El encendido del motor principal 645 Newton-Leros-1b de Juno comenzó a tiempo a las 20:18 PDT (23:18 GMT), disminuyendo la velocidad de la nave espacial en 1.212 millas por hora (542 metros por segundo) y permitiendo a Juno ser capturado en órbita alrededor de Júpiter. Poco después de completarse el encendido, Juno se volvió de manera que los rayos del Sol pudiesen una vez más llegar a las 18.698 células solares individuales que dan energía a Juno.

En los próximos meses, los equipos de la misión y de la ciencia de Juno realizarán las pruebas finales en los subsistemas de la nave espacial, con el fin de calibrar los instrumentos de ciencia de la nave.

“Nuestra fase de recogida oficial de datos para la ciencia comienza en Octubre, pero hemos descubierto una manera de recopilar datos mucho antes de eso”, dijo Bolton.

La meta principal del Juno es entender el origen y la evolución de Júpiter. Con su conjunto de nueve instrumentos científicos, Juno investigará la existencia de un núcleo planetario sólido, un mapa del intenso campo magnético de Júpiter, medirá la cantidad de agua y amoníaco en la atmósfera profunda, y observará las auroras del planeta. La misión también nos permitirá dar un paso gigante hacia adelante en nuestra comprensión de cómo se forman los planetas gigantes y el papel que han jugado estos titanes en la elaboración del resto del sistema solar. Como nuestro primer ejemplo de un planeta gigante, Júpiter también puede proporcionar conocimientos fundamentales para la comprensión de los sistemas planetarios que se han descubierto alrededor de otras estrellas.

La nave espacial de la NASA Juno hizo un time-lapse de los satélitetes galileanos moviendose en torno a Júpiter, del 12 de junio (cuando Juno estaba a 16 millones de kilómetros de Júpiter) y lo terminó el 29 de junio (ubicada Juno a casi 5 millones de kilómetros de Juno)

Los comentarios están cerrados.