Estatua de Dom Perignon

Estatua de Dom Perignon


Cuenta la tradición que el monje benedictino Dom Pierre Perignon fue quien ideó el vino espumoso que hoy conocemos como champagne, una de cuyas marcas más prestigiosas lleva, de hecho, su nombre.

La fecha que se pone como el día que descubrió los efectos burbujeantes de la vida es el 4 de agosto de 1693.

Al los 19 años, Pierre Perignon entró a la orden benedictina en la Abadía de Hautvillers, cerca del pueblo de Epernay, en la región de Champagne, Francia. Allí, trabajó como maestro de bodega, responsable de supervisar la extensa producción, el añejamiento y el depósito de vino de la abadía.

En aquella época, la doble fermentación a partir de la cual se obtenían vinos espumosos daba numerosos problemas a los fabricantes de vinos, ya que si el vino era embotellado antes de que todos los azúcares se convirtieran en alcohol acababa convirtiéndose en una bomba.

Cuando el clima se templaba en primavera, las levaduras empezaban a generar dióxido de carbono que expulsaba el corcho en el mejor de los casos, pero que podía llegar a hacer estallar la botella y las de alrededor.

En razón de su oficio a Perignon se le encargo encontrar la forma de deshacerse de las burbujas del vino. Sin embargo, no pudo. La tradición cuenta que el 4 de agosto de 1693, desconsolado, probó la mezcla que quedaba en las botellas, tal vez buscando darle alguna utilidad. Después del segundo trago, para comprobar lo que sus sentidos habían captado en el primero exclamó (llamando a quienes estaban en sus cercanías): ¡Venid pronto, estoy bebiendo las estrellas!, precisamente aludiendo a las burbujas producidas por la fermentación del vino.

A partir de ahí, las investigaciones de Dom Perignon se centraron en este sentido e introdujo una serie de novedades en la forma de mezclar las cosechas de diferentes viñas que aún hoy son característicos del champán moderno.

Pese a su dedicación, cuando Dom Perignon ideó estos métodos ya hacía siglos que se hacían vinos espumosos similares al champán.

Deja un comentario