El Dr. Enrique Tamés, Vicerrector de la Zona Centro-Sur de la Universidad Tecmilenio, impartió en el 2013 el MOOC (siglas que representan a los cursos masivos abiertos en línea en el idioma inglés) “Latin American Culture” a más de 25 mil alumnos localizados en alrededor de 170 países, y desde la preparación del mismo hasta su conclusión vio esta experiencia como una oportunidad enriquecedora en su carrera como docente e investigador.

“La experiencia más parecida que he podido encontrar, es haber preparado un programa de televisión, sumado a la actividad propiamente académica, (…) cuando uno es profesor de un MOOC, uno tiene que preparar materiales en un idioma multimediático, entonces me encontraba como un director en donde seleccionaba audio, videos, material multimedios”, afirma Tamés.

A pesar de sus deseos de dar seguimiento a cada diálogo y ver cómo cada uno los participantes del curso aterrizaban en “terreno fértil” el aprendizaje, el Dr. Tamés debió asegurarse de que el curso fuera autogestionable, y como resultado, afirma que se dio un nivel de acción muy amplio, principalmente de parte de los alumnos que siguieron el curso hasta su conclusión.

“Desde hace varios años decidimos los profesores que hemos aprendido a hablar menos y escuchar más, desde hace varias décadas los modelos educativos nos indican que entre más nos hagamos a un lado como protagonistas de la enseñanza y dejemos a nuestros alumnos ser participantes de la construcción del conocimiento, a todos nos va a ir mejor”, señaló.

Comparó su rol de profesor de este curso masivo con el de un director de orquesta, indicando que el valor agregado que tiene como conductor es su perspectiva visual y auditiva que le permite tomar decisiones para que la música de la orquesta se escuche lo mejor posible.

“Si alguien ve a los MOOCs como una herramienta de la educación del siglo XXI, yo le diría que los MOOCs son apenas una probadita sobre la enorme cantidad de cambios que se nos vienen en el ámbito educativo, desde lo pedagógico, lo didáctico, evaluaciones, la administración académica; el MOOC ha sido una alerta a las formas más conservadoras de educación del siglo XX”, agregó.

Y también comenta: “A veces el ámbito educativo es lo último que cambia dentro de una sociedad, los modelos educativos no han cambiado mucho en los últimos 700 años. Si alguien piensa que el MOOC es la educación del siglo XXI estoy en desacuerdo, pero no lo estoy porque crea que la educación va a seguir siendo lo mismo que fue durante el siglo XX, sino porque creo que el MOOC es apenas una asomadita a los grandes cambios que se vienen”.

El objetivo principal de Coursera, una de las plataformas más reconocidas de la actualidad para ofrecer MOOCs y con más de 8 millones de alumnos inscritos, es poner al alcance de cualquier persona educación de clase mundial que la impulse a mejorar su calidad de vida y la comunidad en la que vive.

Actualmente tiene convenio con universidades como Stanford, Georgia Institute of Technology y The University of Tokyo. El Tecnológico de Monterrey es la primera universidad privada de Latinoamérica en ofrecer cursos a través de esta plataforma.

Deja una respuesta