Vaca simental- Elisabeth Belik

Vaca simental- Elisabeth Belik


El 5 de febrero de 2004 en la hacienda experimental que la paraestatal empresa brasileña de investigación agropecuaria Embrapa tiene en Sucupira, en las afueras de Brasilia, “Victoriosa”, nació una vaca clonada de la primer vaca que fue clonada en Latinoamérica, “Victoria”.

Pero el anuncio de su “nacimiento” se hizo hasta el 20 de febrero, para estar seguros de su sobrevivencia.

Pero este fue un segundo intento.

El primer intento de obtener un clon de “Victoria” fracasó en mayo del 2003, cuando la ternera “Victoria Segunda” murió de pulmonía sólo 36 horas después de nacer.

Para la nueva clonación, los científicos brasileños de la empresa Embrapa produjeron 35 embriones a partir de la técnica de transferencia del material genético de las células originales a óvulos sin núcleo celular.

Victoriosa estaba entre esos embriones, todos provenientes de muestras tomadas de la oreja de “Victoria”, una vaca dulta de raza simental, clonada nacida en marzo de 2001 y que al 2004 se encontraba en buenas condiciones de salud.

Sin embargo ‘”Victoriosa'” ya fue segunda en el proceso de duplicación genética en Latinoamérica, donde los primeros ejemplares nacidos fueron ‘”Pampa II'” y ‘”Pampa III'”, en Argentina en enero de 2004, logrados a partir de células de la oreja de la vaca clonada ‘”Pampa'”.

La vida de Victoriosa fue corta, pues falleció el día 30 de mayo por problemas atribuidos a complicaciones cardíacas que le causaron una hipertensión arterial.

El veterinario Rodolfo Rumpf, coordinador del proyecto, señaló que ‘”Victoriosa'” había alcanzado un desarrollo adecuado a su raza, la ‘”simental'”, y que su peso aumentaba entre mil 200 y mil 300 gramos por día en promedio.

‘”La clonación es una técnica nueva que no ha sido dominada completamente. Existen registros de hipertensión arterial en otros casos de clonación en la literatura científica y también en animales que no son clones'”, indicó.

Los estudios de identidad genética realizados por empresas independientes comprobaron que ‘”Victoriosa'” era realmente un clon de ‘”Victoria'”.

Embrasa asienta que sus trabajos sobre clonación animal son en busca de una tecnología que permita preservar especies amenazadas de extinción y también mejorar el rebaño nacional con la reproducción de reses más resistentes a enfermedades y parásitos.

Deja un comentario