La fuente, Marcel Duchamp, 1917

La fuente, Marcel Duchamp, 1917


El arte tiene la bonita costumbre de echar a perder toda las teorías artísticas