Dinamita- Pbroks13

Dinamita- Pbroks13


Alfred Nobel, aunque nació en Estocolmo, Suecia (21 de octubre de 1833), cursó estudios en San Petersburgo, Rusia (a donde su familia se mudó cuando tenía 9 años), y luego en Estados Unidos (ingeniería mecánica), para regresar a San Peterburgo, a trabajar en la fabrica de armamento que su padre Immanuel Nobel, había instalado ahí, elaborando minas, torpedos y otros explosivos.

La fabrica quebró en 1859, lo que propició que Immanuel Nobel, junto con Alfred Nobel y su hijo menor Emil donde montó un laboratorio para continuar sus investigaciones sobre la glicerina; en 1864 consiguió controlar mediante un detonador las explosiones de la nitroglicerina (1,2,3-trinitroxipropano;  C3H5N3O9), inventada por el italiano Ascanio Sobrero en 1846.

La nitroglicerina es extremadamente explosiva y, por tanto, sumamente peligrosa. A temperatura ambiente es un líquido incoloro, obtenido por reacción de la glicerina con ácido sulfúrico y ácido nítrico. Puesto que es un líquido resulta muy difícil de manipular, ya que es difícil transportarla sin provocar gran agitación. Además, a la temperatura de 41ºC, explota violentamente.

Su interés por hacer esto se fortaleció cuando una explosión en ese año mató a su hermano menor y a otras 4 personas.

Fue ésta una forma dolorosa de concientizarse de la peligrosidad de la nitroglicerina por lo que, a partir de entonces, dedicó sus esfuerzos a mejorar la seguridad en el manejo y utilización de dicho explosivo.

Al poderla controlar con un detonador Alfred Nobel pidió la patente de la nitroglicerina como explosivo el 14 de julio de 1864, y fundó la Nobel nitroglicerina Aktiebolaget AB en Suecia, instalando la fabrica en Heleneborg, Suecia.

En su nueva planta continúo sus investigaciones y en 1865 descubrió que podía estabilizar la nitroglicerina utilizando el kieselgur o la tierra de diatomeas, un material poroso absorbente, consiguiendo un polvo que podía ser percutido e incluso quemado al aire libre sin que explotara. También inventó las barras que la contienen, los característicos tubos rojos, y el detonador para hacerla explotar a distancia. La mezcla resultante solo explotaba cuando se utilizaban detonadores eléctricos o químicos. 

Como una sustancia es oxidante y la otra es reductiva, al entrar en mutuo contacto, modifican su estructura molecular, a través de procesos físicos o químicos, y producen gases con volúmenes miles de veces aumentados, que se liberan de forma violenta.

El 14 de julio de 1867, tal vez por casualidad, probablemente por buscar la coincidencia de fechas, exactamente tres años después de solicitar la patente de la nitroglicerina como explosivo, Alfred Nobel solicitó la patente del nuevo explosivo, la dinamita, invento que le daría una gran fortuna.

Más adelante creó la balistita, una de las primeras pólvoras sin humo.

Deja un comentario