Don Quijote vs el molino. Pintura de Carlos Ortega Morales

Don Quijote vs el molino. Pintura de Carlos Ortega Morales


Manuel Martínez Morales 

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca 

debes rogar que el viaje sea largo, 

lleno de peripecias, lleno de experiencias. 

No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes, 

ni la cólera del airado Poseidón. 

Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta 

si tu pensamiento es elevado, si una exquisita 

emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo. 

Los lestrigones y los cíclopes 

y el feroz Poseidón no podrán encontrarte 

si tú no los llevas ya dentro, en tu alma, 

si tu alma no los conjura ante ti. 

No soy más que un descendiente de fantasmas. De mis orígenes poco se sabe. Pues al inicio del relato que sobre mi figura andante escribió don Miguel de Cervantes, ni siquiera se afirma con certeza el lugar donde nací. La historia comienza con aquella vaga frase: En algún lugar de La Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme… mancha caprichosa, informe, que marcó mi enloquecido andar en busca de los siniestros y bellos monstruos que siempre nos acechan y seducen: la verdad y la belleza, asombrosos y terribles a la vez 

Sólo soy un descendiente de fantasmas, pues de mi ascendencia no sé nada. ¿Cuántos antepasados tengo? 

Todo lo que sé, a partir del bifurcante ramaje evolutivo y los árboles genealógicos es que, en principio, está claro que cada persona dispone de padre y madre, cuatro abuelos, ocho bisabuelos, dieciséis tatarabuelos, y así sucesivamente se duplica el número de ancestros en cada generación. 

De este modo, teóricamente la séptima generación está compuesta por 64 personas, la décima generación por 512 personas y la decimoquinta por 16,384 personas. Sin embargo, llegados ya a este punto es imposible que no se hayan producido en la familia uniones entre personas con algún vínculo de consanguinidad, lo que reduce el número real de individuos que componen esa generación, un ejemplo: 

La segunda generación de ascendentes de un matrimonio está formado en teoría por ocho personas (los cuatro abuelos de cada cónyuge). Pero si se diera el caso que los cónyuges fueran primos hermanos entre sí y tuvieran por tanto dos abuelos comunes, la cifra de antepasados en la segunda generación de ascendentes se limitaría a seis y como consecuencia, esta alteración afectaría también a las generaciones más antiguas, además de manera exponencial. 

Si estudiamos la genealogía ascendente de una persona nacida hacia la mitad del siglo XX, y tenemos en cuenta una media de 30 años por generación, debemos ubicar la vigésimo novena generación en el siglo XI. 

Siguiendo con el cálculo teórico de duplicación de antepasados en cada generación, a la vigésimo quinta generación le corresponden unos 268 millones de personas. Pues bien, se calcula que en una época (siglo XI) sólo vivían en la Tierra unos 100 millones de personas. Esto se explica perfectamente por las uniones entre parientes con antepasados comunes, la mayoría de veces en un grado tan lejano que difícilmente se puede saber sin un estudio genealógico. 

En tanto, ya no sé si soy el hidalgo delirante de La Mancha, un sueño en la confundida mente de Cervantes, después de la batalla de Lepanto en que perdí una mano, y ahora se levanta como miembro fantasma, empuñando mi lanza invencible, acompañado siempre del fiel Sancho, enfocando ahora nuestro ataque sobre los terribles monstruos de las tecnologías de la información y la comunicación: computadoras, celulares, “tabletas” y toda clase de dispositivos “inteligentes” que nos invaden y están conduciendo, junto al cambio climático, a catástrofes planetarias inimaginables incluyendo la mutación o desaparición de la especie humana. 

Genoma humano y su edición
Genoma humano

Solamente soy de las últimas ramitas de esta inmensa enramada de sufrientes, soñadores, fantasmas aún vivientes en mi ADN, en mis neuronas y en cada una de mis células. 

Reflexionar para comprender lo que se ve y lo que no se ve. 

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca 

debes rogar que el viaje sea largo, 

lleno de peripecias, lleno de experiencias. 

No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes, 

ni la cólera del airado Poseidón. 

Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta 

si tu pensamiento es elevado, si una exquisita 

emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo. 

Los lestrigones y los cíclopes 

y el feroz Posidón no podrán encontrarte 

si tú no los llevas ya dentro, en tu alma, 

si tu alma no los conjura ante ti. 

Debes rogar que el viaje sea largo, 

que sean muchos los días de verano; 

que te vean arribar con gozo, alegremente, 

a puertos que tú antes ignorabas. 

Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia, 

y comprar unas bellas mercancías: 

madreperlas, coral, ébano, y ámbar, 

y perfumes placenteros de mil clases. 

Acude a muchas ciudades del Egipto 

para aprender, y aprender de quienes saben. 

Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca: 

llegar allí, he aquí tu destino. 

Mas no hagas con prisas tu camino; 

mejor será que dure muchos años, 

y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla, 

rico de cuanto habrás ganado en el camino. 

No has de esperar que Ítaca te enriquezca: 

Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje. 

Sin ellas, jamás habrías partido; 

mas no tiene otra cosa que ofrecerte. 

Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado. 

Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia, 

sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas. 

https://m.facebook.com/photo.php?fbid=10156612591106220&id=581506219&set=a.10151175027121220&source=48&ref=bookmarks

Deja un comentario