El cubo de Rubik

El cubo de Rubik


Sandra Isabel Jiménez Mateos *

Es un cubo de 5.7 centímetros por lado.Pero no es un cubo, es un rompecabezas.

Aunque se le conoce como el Cubo de Rubik, en realidad su nombre y definición es, rompecabezas mecánico tridimensional. Pero nadie lo llama así; todo el mundo -realmente todo el mundo, en todo el planeta- lo conoce como Cubo de Rubik.

Es el juguete más vendido de todos los tiempos –alrededor de 400 millones de unidades–, o por lo menos uno de los más vendidos de todos los tiempos.

Fue inventado por Ernő Rubik, un escultor y profesor de arquitectura húngaro, quien el 30 de enero de 1978 solicitó la patente por un dispositivo inicialmente llamado cubo mágico (Buvuos Kocka en húngaro).

Ernő Rubik cuando inventó éste rompecabezas no buscaba crear un juguete, si no que buscaba explicar a sus alumnos conceptos académicos como las relaciones espaciales o los contrastes de la condición humana a través de un objeto de arte que exploraba nuevas formas. Nada más.

El cubo mágico se unía por medio de piezas de plástico ensambladas entre sí que prevenían que las piezas se separaran.

Los primeros rompecabezas de este tipo fueron fabricados y distribuidos en Hungría por Politechnika; salieron a la venta a finales de 1977 en jugueterías de Budapest y de inmediato tuvieron una gran aceptación entre los habitantes de ese país.

En septiembre de 1979 se firmó un acuerdo con la compañía Ideal para venderlo, e hizo su debut internacional en ferias de juguetes de Londres, París, Nüremberg y Nueva York, en enero y febrero de 1980, transformándose en un fenómeno mundial.

En realidad fue en la Feria del Juguete de Nuremberg donde se dio el gran despegue, cuando Tom Kremer, un especialista del mundo de los juguetes, ofreció venderlo y distribuirlo por todo el mundo a través de la empresa Toy Company, pero primero pidió que se cambiase el nobmre, para que quedase su hoy famosa denominación de “Cubo de Rubik”.

El rompecabezas consiste de 26 piezas o cubos pequeños. Cada una incluye una extensión interna oculta que se entrelaza con los otros cubos, mientras les permite moverse a diferentes posiciones.  El reto consiste en situar los cubos de tal forma que su cara externa, que está pintada de distintos colores, muestre por cada lado una misma tonalidad.

Proyección del Cubo de Rubik

Investigadora del Instituto de Investigaciones y Estudios Superiores Económicos y Sociales, de la Universidad Veracruzana

Deja una respuesta