Día Mundial contra la tuberculosis en Cachemira- Farooq Khan, EFE

Día Mundial contra la tuberculosis en Cachemira- Farooq Khan, EFE


En el mundo cada año tres millones de personas que son infectadas con tuberculosis quedan “desatendidas” por los sistemas de salud, lo que lleva a la alta tasa de incidencia y mortalidad que aún presenta la enfermedad, la cual es la segunda causa de muerte en el mundo, por enfermedades infecciosas, después del SIDA.

Se calcula que en 2013 hubo 9 millones de nuevos casos de tuberculosis y 1,5 millones de muertes por esta causa, de las cuales más del 95% se produjeron en los países de ingresos bajos y medios. Las comunidades pobres y los grupos vulnerables son los más afectados, aunque esta enfermedad transmitida por vía respiratoria supone un riesgo para todos.

Los tres millones de personas desatentidas corresponden a la tercera parte del total de los que son infectados cada año en el mundo, y una gran parte de esos tres millones pertenecen a las comunidades más pobres y vulnerables, o marginadas, del mundo, como los migrantes, los refugiados y desplazados internos, los reclusos, los pueblos indígenas, las minorías étnicas o los consumidores de drogas.

La tuberculosis se encuentra entre las cinco principales causas de muerte en mujeres de 15 a 44 años y se calcula que en 2013 hubo 550,000 casos en niños.

La tuberculosis es la causa principal de muerte de las personas infectadas por el VIH, pues causa una cuarta parte de las defunciones en este grupo. Así en 2013 80 000 niños seronegativos murieron de tuberculosis.

La carga de tuberculosis

El Día Mundial de la Tuberculosis es una oportunidad para concienciar sobre la carga mundial de tuberculosis y el estado en que se encuentran su prevención y control. Asimismo, es una ocasión para movilizar compromisos políticos y sociales para seguir avanzando, apunta la OMS

Los progresos realizados hacia la consecución de las metas mundiales de reducción del número de casos y de muertes por esta enfermedad han sido impresionantes: la mortalidad mundial de la tuberculosis ha disminuido en un 45% desde 1990, y su incidencia también se está reduciendo. Los nuevos instrumentos, como las pruebas diagnósticas rápidas, están ayudando a transformar la respuesta a la enfermedad, y se están introduciendo nuevos fármacos que pueden salvar la vida a los pacientes.

No obstante, la carga mundial sigue siendo enorme y quedan importantes retos por superar.

 

Retos

Unos 3 millones de personas (una tercera parte de los enfermos de tuberculosis) están “desatendidas” por los sistemas de salud.

Los progresos en la lucha contra la tuberculosis multirresistente (TB-MR) son lentos: 3 de cada 4 casos de TB-MR quedan sin diagnosticar, y cerca de 16 000 de los casos de TB-MR notificados a la OMS en 2012 no recibieron tratamiento.

Hay que aumentar la dispensación de tratamiento antirretrovírico a los pacientes con tuberculosis e infección conocida por el VIH si queremos cumplir la recomendación de la OMS de que todos esos pacientes reciban dicho tratamiento rápidamente.

 

La OMS y la Alianza Alto a la Tuberculosis, albergada por la OMS, son los promotores del Día Mundial de la Tuberculosis, que ofrece a las personas afectadas y a sus comunidades, a los gobiernos, a las organizaciones de la sociedad civil, a los profesionales sanitarios y a los asociados internacionales la oportunidad de propugnar nuevas medidas para “atender” a esos 3 millones de pacientes. Todos los asociados pueden ayudar a poner en marcha planteamientos innovadores que garanticen que todo paciente con tuberculosis tenga acceso al diagnóstico, el tratamiento y la curación.

Síntomas

Los síntomas comunes de la tuberculosis pulmonar activa son:

– Tos productiva (a veces con sangre en el esputo)

– Dolores torácicos.

– Debilidad.

– Pérdida de peso.

– Fiebre y sudores nocturnos.