Catedral de Santa María, en Tokio, construida por Kenzo Tange

Catedral de Santa María, en Tokio, construida por Kenzo Tange


Kenzo Tange nació en Osaka, Japón, el 4 de septiembre de 1913. Paradójicamente, el gran arquitecto japonés del siglo XX, en la escuela secundaria no obtuvó buenas calificaciones en matemáticas y física.

El descubrimiento de los dibujos de los Palacio de los Soviets en una revista de arte extranjero le convenció para convertirse en un arquitecto.

Sin embargo sus malos resultados en matemáticas y física significaban que no podría presentar los exámenes de ingreso para calificar para la admisión a las universidades de prestigio por lo que tuvo que esperar dos años para poder hacerlos, durante ese tiempo, leyó mucho sobre la filosofía occidental.

Estudió desde 1935, en la Universidad de Tokio y en 1938 su tesina fue galardonada con el premio “tatsuno”.

Su experiencia práctica la adquirió en el estudio del arquitecto japonés Kunio Mayekawa, antiguo colaborador de célebre arquitecto y urbanista suizo Le Corbusier (Charles Édouard Jeanneret-Gris).

Después de la Segunda Guerra Mundial trabajó como arquitecto libre y, desde 1946, enseñó en la Universidad de Tokio, llegando a la fructífera simbiosis de tarea docente y oficina privada.

Sus estudios urbanos los puso a disposición para reconstruir Japón tras la guerra. En el verano de 1946 fue invitado por el Consejo de Rehabilitación de Daños de Guerra a presentar una propuesta para las ciudades dañadas por la guerra en el cual presentó los planes para reconstruir a Hiroshima y Maebashi.

Durante los consejos sobre la reconstrucción de la ciudad de Hiroshima con consultores extranjeros el estadounidense Deling Tam 1947, sugirió la construcción de un Memorial de la Paz. En 1949 las autoridades promulgaron la Paz de Hiroshima y en agosto de ese año se realizó un concurso internacional para el diseño del Hiroshima Peace Memorial Park.

En 1949, ganó el concurso para el Centro de la Paz de Hiroshima; posteriormente entre 1953 y 1954, construyó la Biblioteca del Tsuda Collage de Tokio; en 1964 diseñó los complejos de deportes para las Olimpíadas de Tokio.

En 1967, cuando su prestigio ya había trascendido las fronteras de Japón, Tange recibió el encargo de diseñar en Italia el recinto de la feria de Bologna y una nueva ciudad con capacidad para 60.000 habitantes en Sicilia. Aunque realizó obras en diversos lugares del mundo, la absoluta mayoría se encuentran en su Japón natal, sobre todo en Tokio.

Para diseñar la nueva catedral de Tokio, Tange visitó numerosas catedrales medievales y góticas en Europa. Al ver su grandiosidad apuntando hacia el cielo y sus espacios místicos, dice el propio Tange, se imaginó la nueva catedral con grandes espacios diseñados según el estilo moderno. Una de las grandes realizaciones de Tange es el conjunto de edificios y espacios abiertos entorno al nuevo ayuntamiento de Tokio. Consta de dos torres, una plaza y un parque. El Plan de 1960 para Tokio llamó poderosamente la atención de la comunidad de arquitectos en todo el mundo por su concepto innovador que dirige el crecimiento de la ciudad hacía la bahía, utilizando puentes, islas artificiales y aparcamientos flotantes.

Realizó la planificación general para la Exposición Universal de Osaka del año 1970; presentó el ambicioso plan de ampliación de Tokio, basado en la ocupación de su bahía; y en 1991 realizó la construcción de las torres gemelas para las oficinas del Gobierno Metropolitano de la ciudad capital. Tange falleció en Tokio, Japón, el 22 de marzo de 2005 por una falla cardíaca.

Deja un comentario