Amo la cosmología: hay algo edificante en ver el universo entero, como un único objeto con una cierta forma.

¿Qué entidad, exceptuando a Dios, podía ser más noble o más digna de la atención del hombre que el propio cosmos? Olvidémonos de las tazas de interés, olvidémonos de la guerra y el crimen, hablemos del espacio.

 

Rudy Rucher, La Cuarta Dimensión, Salvat, Barcelona, España, 1994

Deja un comentario