Manatíes

Manatíes


Sandra Isabel Jiménez Mateos

La protección de los manatíes comenzó en México de manera formal el 25 de noviembre de 1921, cuando apareció publicado en el Diario Oficial de la Federación la veda permanente del manatí en el territorio nacional; la medida fue corroborada en 1925, cuando se promulgó el decreto que establece “veda absoluta para la pesca de manatí en las aguas del Golfo de México, Mar de las Antillas y en todas las aguas interiores de los Estados del Golfo y del territorio de Quintana Roo”, con sanciones y multas monetarias a quienes realizaran estas actividades de caza y/o tráfico de productos.

Después de eso la prohibición se reiteró en 1934, 1945, 1981, 1987 y 1992.

Pero la restricción no fue respetada y a partir de julio de 1975, el manatí fue considerado como una especie en peligro de extinción por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) y desde el año de 1982, como especie vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

En mayo de 1991, se publicaron en el Diario Oficial de la Federación, los criterios ecológicos CT-CERN-001-91 que determinan las especies raras, amenazadas, en peligro de extinción o sujetas a protección especial y sus endemismos de la flora y fauna terrestre y acuática en la República Mexicana, donde se incluye al manatí Trichechus manatus manatus, en el estatus de Protección Especial, estableciéndose la obligación del estado Mexicano de establecer criterios para la conservación y recuperación de dichas especies.

Eso también fue insuficiente y en el 2010 se emitió la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010, que determina las especies y subespecies de flora y fauna silvestres, terrestres y acuáticas, en peligro de extinción, amenazadas, raras y las sujetas a protección especial; y que establece especificaciones para su protección, por lo cual es indispensable contar con la autorización de la autoridad competente para poder realizar algún tipo de actividad relacionada con la misma.

Manatí (trichechus manatus)El Día Nacional de el Manatí se celebra en México desde 1999, a propuesta del Subcomité Nacional para la Conservación, Protección y Manejo del Manatí, y tomando la fecha que los pobladores de Catazaja, Chiapas, empleaban desde desde muchos años antes para festejar a esta especie precisamente. Desde entonces cada año se realizan diversas actividades para concienciar a la población que habita en torno a los humedales donde tiene su hábitat.

En México sólo existe una especie de Manatí, Trichechus manatus manatus, y esta en peligro de extinción, ya que la expansión humana ha reducido su hábitat natural en muchas áreas; asimismo, la contaminación provoca que ingiera sustancias tóxicas o metálicas mezcladas en el agua y en la vegetación que consumen. Muchos individuos también son heridos por los botes de motor y –obviamente- son afectados por la cacería indiscriminada.

Los manatís en México se ubican en el litoral del sur del Golfo de México y las costas de la península de Yucatán, en áreas con sistemas lagunares conectados al Golfo de México.

Su distribución incluye la vertiente del Golfo de México y del Caribe, en los sistemas de humedales de Tamaulipas, Veracruz, Tabasco, Campeche, Chiapas, Yucatán y Quintana Roo.

Los manatíes han sido cazados desde el siglo pasado, y ésta es una de las razones por las que su población se redujo. Otras amenazas que diariamente viven es la pérdida de su hábitat por las construcciones humanas, son heridos por las hélices de los motores de lanchas de pescadores, y quedan atorados en las redes de éstos, provocándoles asfixia.

Como todos los mamíferos, respira por los pulmones, amamanta a sus crías y es un animal de sangre caliente. Vive en aguas cálidas y poco profundas con un mínimo de 20 grados centígrados, en lagunas costeras, bahías, ríos y estuarios. Es un animal grande, de tres a cuatro metros de longitud y un peso de 500 a mil kilogramos.

Una de sus principales características es que son los únicos mamíferos acuáticos herbívoros, lo que significa que sólo consumen plantas, como algas, lirios y pastos marinos. Comen de 10 a 40 kilos

A diferencia de otros animales que viven en cuerpos de agua, los manatíes son inofensivos para los pobladores.

Deja un comentario