Corona solar del eclipse de sol del 22 de julio de 2009- Miloslav Druckmuller

Corona solar del eclipse de sol del 22 de julio de 2009- Miloslav Druckmuller


El 22 de julio del 2009 una estrecha extensión del continente asiático, un corredor de unos 250 kilómetros, vio como la luz del Sol ya no llegaba, cuando el Sol fue ocultado por la Luna provocando un eclipse de Sol, el más largo del siglo XXI, que duró 6 minutos y 39 segundos, en su punto más largo: 399 segundos.

El eclipse fue de ‘”larga duración'” debido a una afortunada coincidencia, la cual resultó posible gracias a la forma elíptica de las órbitas planetarias. El 22 de julio, la Tierra se encontró precisamente cerca del punto más alejado del Sol. Un Sol pequeño significa que la Luna lo puede cubrir durante más tiempo. También, la Luna se encontraba cerca del punto más cercano a la Tierra. Una Luna grande cubre el Sol durante más tiempo, prolongando así aún más el eclipse.

El evento comenzó al amanecer del miércoles 22 de julio en el golfo de Khambhat, justo al Este de la India. Ese día, quienes salieron a pescar por la mañana experimentaron una salida del Sol que no podrán comparar con nada que hayan visto antes. Saliendo desde las olas, en lugar del típico Sol, en donde las nubes dejaron espacio libre, se observó un agujero negro, rodeado por pálidas corrientes que se abrían camino a través del cielo. Las aves marinas dejaron de graznar, ya no pudieron distinguir si el día comenzaba o no, a medida que una sombra extraña detuvo el amanecer y agitó una brisa fría poco habitual.

“La mayoría de los eclipses solares produce este tipo de experiencias surrealistas durante pocos minutos, como mucho”, apuntaba la NASA en uno de sus informes preliminares.

Desde el golfo de Khambhat, la sombra de la Luna se desplazó hacia el Este a través de la India, de China y de las islas Ryukyu, de Japón.

El eclipse se pudo ver directamente el norte de la India, en el este de Nepal, el norte de Bangladesh, Bután, el norte de la punta de Myanmar, China central y el Océano Pacífico, incluyendo las Islas Ryukyu, Islas Marshall y Kiribati; en ciudades como Surat, Varanasi, Patna, Thimphu, Chengdu, Chongqing, Wuhan, Hangzhou y Shanghái. Un eclipse parcial se verá en el camino mucho más amplio de la penumbra de la Luna, incluida la mayor parte del sudeste de Asia y el noreste de Oceanía.

En India, donde el eclipse se pudo ver en plenitud, un mar de personas fluyó por las estrechas callejuelas de la antigua ciudad sagrada hindú de Varanasi, para meterse en el sagrado Río Ganges, en un acto que se consideró llevaría a la salvación del ciclo de la vida y la muerte.

Pero quienes vieron el eclipse en la parte central de China fueron más afortunados que quienes lo hicieron en las ciudades costeras cerca de Shanghái, donde cielos nublados y la lluvia bloqueó en algunas partes la visión del sol.

Incluso el evento se pudo ver por internet, en una transmisión hecha desde la ciudad de Chongquing, por el grupo Ciclope, el cual se instaló en esa ciudad desde el 14 de Julio, para preparar los diversos experimentos que buscaban realizar.

Deja un comentario