Las Naciones Unidas estiman que hay más de 18 millones de trabajadores esclavos.

Al conmemorarse el “el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud”, Ban Ki-moon, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, refirió que cada día hay más “mujeres víctimas de la trata, mujeres que se venden y encierran en burdeles. Cada día se casa a jóvenes por la fuerza, se abusa sexualmente de ellas o se explotan como empleadas domésticas. Veinticinco años después de la adopción de la Convención sobre los Derechos del Niño, hay niños y niñas que siguen trabajando en condiciones deplorables. Todavía hay hombres que, separados de sus familias, trabajan encerrados en fábricas clandestinas en condiciones de servidumbre, con unos salarios insignificantes y con unas posibilidades remotas de poder llegar a pagar sus deudas”.

Recordó que en el siglo XIX, la comunidad internacional se unió para declarar que la esclavitud era una afrenta a nuestra humanidad común y ante esto mencionó que hoy, los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado deben unirse para erradicar todas las formas contemporáneas de esclavitud, incluido el trabajo forzoso.

“Hay motivos para ser optimistas. El activista entregado a la lucha contra el trabajo infantil en condiciones de servidumbre, Kailash Satyarthi, fue uno de los ganadores del Premio Nobel de la Paz de este año, lo cual ha ayudado a crear conciencia sobre este tema. La semana transcurrida dedicada al tema del fin de la esclavitud infantil ha señalado a la atención del mundo este abuso persistente de los derechos humanos”, agregó.

Ante el panorama de la esclavitud moderna puntualizó que aún queda mucho por hacer, ante lo cual instá a los Estados Miembros de la ONU, a las empresas, las fundaciones y a otros donantes a que apoyen el Fondo Fiduciario de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para Luchar contra las Formas Contemporáneas de la Esclavitud, a fin de que la sociedad civil pueda ejecutar proyectos esenciales para rehabilitar a las víctimas y ofrecerles una reparación. Dijo, en el mismo sentido, que también se necesitan estrategias lúcidas, leyes nacionales estrictas y un compromiso para coordinar la lucha contra este delito, para lo cual pidió a los gobiernos que que ratifiquen y apliquen los instrumentos pertinentes del derecho internacional, en particular el nuevo Protocolo elaborado por la Organización Internacional del Trabajo, que se diseñó con el objetivo de fortalecer los esfuerzos mundiales para erradicar el trabajo forzoso.

Con el Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud, que se celebra el 2 de diciembre, se recuerda la fecha en que la Asamblea General aprobó el Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena (resolución 317(IV) y se centra en la erradicación de las formas contemporáneas de esclavitud, como la trata de personas, la explotación sexual, las peores formas de trabajo infantil, el matrimonio forzado y el reclutamiento forzoso de niños para utilizarlos en conflictos armados.

 

Deja un comentario