Mujer peinándose, bronce, Alexander Archipenko, 1914- Museo de Israel, Jerusalem

Mujer peinándose, bronce, Alexander Archipenko, 1914- Museo de Israel, Jerusalem


Sandra Isabel Jiménez Mateos *

El escultor Alexander Archipenko, pionero de la escultura cubista, nació en Kiev, Ucrania, el 30 de mayo de 1887, donde estudió pintira de 1902 a 1906, en la Escuela de arte de la ciudad (KKHU). En 1906 llegó a Moscú, donde pudo mostrar su obra en algunas exposiciones colectivas.

Emigrando llegó a París en 1908 atraído por los trabajos de Picasso y Braque, y ahí se relacionó con los impulsores del cubismo; un año después expuso en el Salón de Otoño su primera escultura cubista, Torso. ‘”La escultura -afirmó- puede empezar en el punto en el que el espacio es rodeado por la materia.'”

Esta afirmación se hace realidad en el juego sucesivo de formas cóncavas y convexas, como alternancia entre hueco y volumen, con el que construye estructuras como Mujer andando (1912, The Denver Art Musem) o El combate de boxeo (1913, Colección Perls Galleries, Nueva York) en las que invierte el concepto tradicional de la escultura haciendo surgir el espacio como negativo de la masa y creando una dinámica de ritmos y contrastes.

Sus ‘”escultopinturas'” preludian los assemblages dadaístas y demuestran su interés por borrar las fronteras entre las disciplinas, aunque él fundamentalmente priorizó la investigación escultórica.

Establecido en Estados Unidos, fue profesor en la Universidad de Washington, en la New Bauhaus de Chicago y en Nueva York.

Las esculturas de su célebre serie de los ‘”Medrano'”, combinación de madera, metal y vidrio, son buenos ejemplos de su obra.

Falleció en Nueva York el 25 de febrero de 1964.

  • Investigadora de la Universidad Veracruzana en el IIESES

Deja un comentario